Strongylodon macrobotrys también conocida como Parra de jade, Parra esmeralda, Parra de jade turquesa, Flor de jade, Cascada de jade o Vid de jade. Aunque su nombre local es “tayaback”. Es nativa de los bosques tropicales de las Filipinas. Pertenece a la familia botánica Fabaceae.

Strongylodon macrobotrys planta

Quizás también te pueda interesar: Aptenia cordiflora, planta ideal para cubrir superficies.

Características de la Strongylodon macrobotrys

Es una especie de parra perenne leñosa, con tallos que pueden alcanzar hasta los 18 m de longitud. El follaje es verde pálido y consta de tres hojas. Las flores son en forma de garra, las cuales se llevan en racimos o pseudoracimos colgantes de 75 o más flores. El color turquesa de la flor es muy similar al de los minerales jade y turquesa. Las vainas son cortas, oblongas y carnosas, y contienen hasta 12 semillas. Las inflorescencias se producen en las parras maduras.

Cuidados de la Strongylodon macrobotrys 

Strongylodon macrobotrys

La planta crece al lado de arroyos en los bosques húmedos y barrancos. Por lo regular se cultiva en una pérgola u otro soporte de altura para poder mostrar sus hermosas cerchas de flores de cascada.

No tolera las heladas y precisa una temperatura mínima de 15 ˚C. Es muy apreciada en los jardines cálidos y tropicales por sus flores. Florece a principios de la primavera.

Debe ser plantada en un lugar donde reciba luz solar durante las horas más frescas del día, pero puede quemarse si se mueve a la sombra. En las latitudes más cálidas la planta debe ser cultivada en invernadero.

En cuanto el suelo, requiere de compost preparado.

El riego debe ser moderado y solo para poder humedecer la tierra.

En cuanto al fertilizante, se debe mezclar al terreno un abono orgánico bien maduro, en la primavera o en el otoño. También se puede emplear un abono granuloso de lenta liberación, por lo menos cada 3 o 4 meses.

La flor de jade es polinizada por murciélagos, abejas y colibríes. Además, también es visitada por el ave Aethopyga bella, especie de avispa y es el hogar de una mariposa Papilio palinurus. Se puede reproducir por esqueje y le toma 2 años para florecer.

La planta puede ser susceptible a hongos, ya sea por un exceso de lluvia o un elevado salto térmico. Así que habría que tratarla con un hongocida sistémico.

Sin duda es una gran planta que podría dar un hermoso espectáculo en el jardín. Así que la próxima vez que la veas, recuerda que su apariencia no puede pasar desapercibida.

Imágenes cortesía de: Kenichi Shigeoka, Shaun@KL,

Compartir

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta