Las crasas o suculentas no cactáceas son plantas que se cultivan en las regiones templadas y cálidas del mundo. Su mantenimiento es bajo y adoptan formas muy diversas, por lo que son muy decorativas. Las hay de muchas especies, así que convendría adentrarnos más a este tema.

Suculentas plantas

Quizás también te puede interesar: ¿Cómo es el cuidado de los cactus en el jardín?

Qué son las suculentas no cactáceas

Son aquellas que tienen alguna parte que se ha convertido en almacén de agua, por lo regular son las hojas, pero pueden ser los tallos y a veces ambos. Así que gracias a su adaptación, pueden llegar a sobrevivir en lugares áridos y secos.

Una de las formas en que han desarrollado para poder absorber agua es por medio de unos pelillos que se encuentran en las hojas que lo retienen. Sin embargo, hay otras que no crecen demasiado. Cuando el cuerpo es pequeño, requiere de menos agua, por lo que hay especies que son de dimensiones chicas.

Suculentas

Las crasas son aquellas que pertenecen a la familias:

  • Didieraceae. Compuesta por 11 especies de crasas y cuyo órgano suculento es el tallo.
  • Agavaceae. Compuesto por unas 300 especies de crasas y cuyo órgano suculento son las hojas.
  • Portulacaceae. Compuesto por 26 géneros botánicos a los que pertenecen especies cuyo órgano suculento es el tallo y las hojas.
  • Apocynceae. Compuesto por unas 500 especies de crasas y cuyo órgano suculento es el tallo.
  • Crassulaceae. Compuesto por unas 1300 especies de crasas y cuyo órgano suculento son las hojas.
  • Euphorbiaceae. Compuesto por más de 1000 especies de crasas y cuyo órgano suculento es el tallo.
  • Aizoaceae. Compuesto por unas 200 especies de crasas y cuyo órgano suculento son las hojas.
  • Asphodelaceae. Compuesto por unas 5000 especies de crasas y cuyo órgano suculento son las hojas.

Consejos

Las crasas necesitan de macetas con un buen drenaje, ya que sus raíces pueden sufrir daños si se acumula agua en el sustrato.

El uso de macetas de barro es el ideal, al ser un material poroso permite la aireación del sustrato. Aunque también se pueden usar otros materiales rústicos que permitan la transpiración y dan ese toque al lugar donde se coloque.

Los riegos son importantísimos para tener éxito con estas plantas. Muchas de ellas pueden resistir varios días incluso semanas.

Se puede aprovechar la técnica de kokedama o jardines colgantes para cultivar crasas.

Las suculentas no cactáceas se puede reproducir de varias manaeras. Como por ejemplo a través de semillas, esquejes o hijuelos, según sea el caso.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta