La técnica de embolsado de uva es totalmente artesanal y se lleva a cabo de forma manual. Con este método se logra obtener productos naturales y de calidad, por lo que valdría adentrarnos un poco más en el tema.

Embolsado uva

Quizás también te pueda interesar: Plantas de vid para nuestro jardín

Origen

Fue a comienzos del siglo XX que una plaga asolaba las cepas alicantinas, por lo que productores preocupados por el futuro de su cultivo, decidieron tapar y proteger cada racimo con una bolsa. Así que lo que empezó siendo una casualidad, ahora con el tiempo se ha demostrado que este simple método ha resultado ser todo un éxito para proteger la uva de las plagas y los efectos de fumigación directa. Pero no todo que ahí, también ayuda contra la climatología, otorgándole características únicas.

Denominación de origen

El seguimiento de calidad que sigue la uva no solo se refiere al momento de su cultivo y maduración, sino que incluso la manipulación y el transporte es el idóneo para que llegue al consumidor en óptimas condiciones. En cuanto al envasado se realizan nuevos controles para que los racimos logren los criterios de selección que dicta el Reglamento de la Denominación de Origen, cumpliendo con todo parámetro para poder tener el sello de garantía.

En qué consiste el embolsado de la uva

Las bolsas que se emplean para esta técnica son de celulosa virgen, satinada, abierta por los extremos y se sujeta al racimo por la parte superior. Además, pueden reciclarse tras su uso y vienen en varias medidas (chica, mediana y grande). El tamaño a elegir varía según la talla de las uvas para permitir que las bayas puedan desarrollarse bien. El tiempo que permanecen es un mínimo de 70 días hasta el momento del envasado. La recolección de este fruto es entre septiembre y finales de diciembre.

Está técnica consiste en cubrir los racimos de uvas con bolsas de papel hasta la recolección para poder protegerlos de los elementos externos como los productos fitosanitarios, las inclemencias meteorológicas (rayos del sol, lluvia, aire, etcétera) y los insectos, así como una correcta maduración del producto.

El resultado es una uva con una coloración uniforme, de sabor delicioso y el retraso en la maduración que va a permitir una degustación en pleno invierno. También cuenta con resveratrol, sustancia que contribuye a la prevención del desarrollo de tumores cancerígenos y enfermedades cardiovasculares.

Imagen cortesía de: Uva Embolsada del Vinal…

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta