Thelocactus bicolor también conocido como Gloria de Texas. Pertenece a la familia de las cactaceae. Es originario de México (Chihuahua, Coahuila, Durango, Nuevo León, Zacatecas, San Luis Potosí, Tamaulipas) y Estados Unidos (Texas).

Thelocactus bicolor cactus

No dejes de leer: Gymnocalycium mihanovichii injertado, variedad de cactus carente de clorofila

El nombre se debe a la combinación del término griego Thelé que quiere decir “pezón” y hace referencia a sus tubérculos. Mientras que el término latín significa “bicolor”, el cual se debe a las bandas coloreadas de sus espinas.

Características del Thelocactus bicolor

Es un cactus variable de crecimiento lento.

El tallo es simple y raramente ramificado desde la base, de forma ovoide, o bien, cilindrico-ovoide, cuyas tonalidades son verdes y a veces amarillentas o grisáceas.

Puede llegar medir de los 8 a los 20 cm de altura y de los 5 a los 10 cm diámetro. Aunque en su hábitat natural puede alcanzar de los 26 a los 28 cm de altura y los 16 cm de diámetro.

Tiene entre 8 a 10 costillas, anchas, ligeramente tubérculadas, pero dichos tubérculos se disponen en espiral.

Las areolas son circulares y lanosas que están dotadas de entre 8 a 18 espinas radiales de tono rojizo, de varias graduaciones y con el ápice amarillo.

Las flores son en forma de campana y emergen del ápice de la planta, de un tamaño de entre 5 a 11 cm aproximadamente. Los tépalos son de color rosa con una banda central rosa verdosa.

Los frutos son de color verde oscuro y tienen escamas fimbriadas.

Los semillas son negras, de unos 2 mm.

Cuidados del Thelocactus bicolor

Thelocactus bicolor

Es un cactus de fácil cultivo, probablemente el más cultivado de su género. Siendo una especie muy llamativa por su floración.

Precisa de mucha luminosidad, Por lo que requiere de estar a pleno sol.

Puede soportar temperaturas de hasta -7 °C. Pero no le conviene que este expuesto a temperaturas inferiores a los 0 °C, sobre todo con humedad ambiental.

En cuanto al sustrato, le conviene que sea poroso con arena y piedras fragmentadas de igual grosor y perlita para mejorar la expansión del sustrato a la vez que se le añade un óptimo drenaje.

El riego debe ser con frecuencia en el verano, dejando secar el sustrato entre riego y riego. En el invierno es mejor dejar que se quede totalmente seco.

Se multiplica por medio de semilla en la primavera o el verano, ya que muy rara vez se llega a ramificar.

Imágenes cortesía de: Dornenwolf,Amante Darmanin

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta