Tibouchina urvellina también conocodia como Planta de la gloria o Tibuchina. Pertenece al género Tobouchina y a la familia de las Melastomatáceas, la cual la integran más de 300 especies de arbusto y árboles tropicales. Es originaria de Brasil, México y Centroamércia.

Tibouchina urvellina planta

Quizás también te pueda interesar: Plantas azules para veranos cálidos

Características del Tibouchina urvellina

Arbusto semileñoso de 1 a 2 m de alto, de tallo herbáceo en tono café con hojas opuestas, de bordes un poco dentados, con forma ovalada, de color verde un poco más oscuro por el haz y de textura similar al terciopelo. Las flores son de color violeta o púrpura rosado, de gran tamaño, compuesta por 5 pétalos y 10 estambres.

Cuidados del Tibouchina urvellina

Tibouchina urvellina

La Tibouchina urvellina precisa de una exposición luminosa, pero sin sol directo todo el año, excepto en el invierno, ya que precisa de algunas horas de sol.

Las temperaturas pueden ser las del ambiente, pero en el invierno precisa de un reposo a 10-15˚C. Cuando hiela fuerte puede llegar a quemarse la vegetación, aunque vuelve a brotar en la primavera.

El suelo debe ser una mezcla de mantillo, arena y turba a partes iguales. El trasplante de la planta debe ser en la primavera en un tiesto de dimensión mayor. Suele ponerse tutor o soporte cuando los tallos son robustos para evitar que se rompan.

El riego debe ser abundante, pero sin llegar a encharcar. En la primavera y el verano colocar bajo la maceta un poco de grava húmeda para poder mejorar la humedad ambiental. En el invierno basta que la tierra este un poco húmeda.

El abono debe ser cada 15 días con un fertilizante en la primavera y el verano para que pueda crecer vigorosa.

La poda deberá ser a principios de la primavera. Para ello hay que quitar los tallos principales a la mitad y los secundarios dejarlos con 2 hojas.

Se multiplican a partir de esquejes a inicios de la primavera, ayudando con hormonas de enraizamiento.

Dentro de las plagas que pueden atacar a la Tibouchina urvellina se encuentran la cochinilla plana y la cochinilla lanosa, sobre todo si el ambiente se encuentra seco.

Qué más se puede pedir para imponer un bello contraste en el jardín con este hermoso ejemplar. Así que no dudes en tenerlo cuanto antes. Ahora que si ya cuentas con él, cuéntanos tu experiencia en los cuidados y si te ha costado un poco de trabajo. Seguramente vale la pena ¿no, crees?

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta