La Tigridia, es una planta bulbosa de origen mexicano y sudamericano que produce flores espectaculares de intenso colorido en el verano. Estas duran solamente un día, pero cada tallo puede llegar a producir entre seis u ocho. En total son 30 especies, delicadas e incapaces de tolerar las heladas sin protección.

Tigridia2

Quizás también te pueda interesar: Cuáles son los cuidados de la Ludisia discolor

Los bulbos de la Tigridia pueden arrancarse y guardarse, o bien, conservarse en recipientes que los protejan de las temperaturas extremadamente bajas. Una de las especies más cultivadas es la Tigridia pavonia, que cuenta con flores amarillas de 10 cm de diámetro manchadas de color marrón en el centro. Cada flor posee tres pétalos grandes con otros un tanto más pequeños entre ellos. Los hay de diversas formas y colores que van desde el blanco al rojo anaranjado, todos ellos con manchas de distintos tonos. Estas plantas suelen recordar un cruce entre el Iris y los Tulipanes.

Cuidados anuales de la Tigridia

Planta los bulbos entre finales de invierno y comienzos de la primavera, haciendo uso de un compost con buen drenaje formado por dos partes de compost, una parte de mantillo de hojas, una parte de turba y una parte de arena gruesa. Planta seis o siete bulbos a 8 cm de profundidad en macetas de barro de 15-20 cm de diámetro.

Riega el compost y coloca las macetas en un sitio soleado y protegido del viento. A lo largo de la primavera y el verano, mantén el compost húmedo y agrega un fertilizante líquido al agua de riego, haciendo uso solo de la mitad de la cantidad aconsejada en la etiqueta hasta que surjan las flores. Si el follaje comenzara a amarillear, deberás reducir la cantidad de agua.

En otoño e invierno, cuando las hojas muertas hayan caído, tendrás que arrancar los bulbos para guardarlos en un recipiente bajo la producción de un techo y cubrirlos con una tela de arpillera.

Propagación de la Tigridia

7734035988_3c5802b964_k

Cuando replantes los bulbos en primavera, arranca los más pequeños y plántalos de la misma manera que si fueran bulbos maduros. Estos tardarán uno o dos años en alcanzar un tamaño que pueda dar flores. Pueden ser cultivados fácilmente en marzo o abril en un compost para semillas a una temperatura de 13 °C. Arranca los bulbos y ponlos en un lugar frío durante todo el año. Este método de reproducción de la Tigridia es fácil, pero no muy rápido.

Si el pulgón verde atacara a la Tigridia, rocía con un insecticida a base de piretrina.

Imágenes cortesía de Drew Avery y Ruth Hartnup, by 2.0, algunos derechos reservados

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta