Las semillas cumplen muchas funciones, por lo tanto su utilidad es variada, ya sea para el uso en la cocina o la plantación de cultivos. Entre esa diversidad que existe, algunas cuentan con una cubierta exterior dura, mientras que otras son fáciles de masticar. El color también puede variar de una semilla a otra. Así que conozcamos los tipos de semillas para sembrar.

Tipos de semillas

Quizás también te puede interesar: Cómo hacer semilleros biodegradables paso a paso

Tipos de semillas

Semillas mejoradas: la característica principal es que son elegidas con la ayuda del hombre, gracias a técnicas y procesos de polinización controlada. Dentro de las propiedades esta su alta resistencia a plagas y enfermedades, su precocidad, una alta producción y la sencilla adaptación a todo tipo de regiones.

Semillas criollas: el termino criollo significa autóctono. Lo que hace referencia a una tipología de semillas que se adapta al entorno debido a su proceso de selección natural. Dentro de los beneficios está el evitar el agotamiento del terreno, pudiéndose obtener nuevas semillas para la siguiente siembra.

Semillas baby: es el resultado de granos tiernos con un toque dulzor delicado, así como color y textura brillante. Son semillas que ha sido tratadas para detener su desarrollo y en cuanto a su aporte nutricional es mayor o igual al de una semilla desarrollada.

Semillas comestibles: existe una gran gama y son producidas para consumo humano. El aporte en nutrientes la mayoría de ellas cuenta con una elevada proporción de vitaminas y minerales. 

Semillas

Semillas de hortalizas: su tipología abarca una gran variedad, en cuanto a la forma y tamaño. La germinación es distinta, pero la necesidad de humedad y riego debe ser la correcta para que la semilla pueda germinar y desarrollarse de forma óptima.

Semillas de flores: de distintas formas, texturas, tamaños y colores. Algunas veces hay de un menor de tamaño que la de las hortalizas. Incluso corren el riesgo de ser transportadas por un fuerte viento.

Semillas de frutas: cada fruta tiene un tipo diferente de semilla.

Híbridos: como su nombre lo indica, es del cruce de variedades puras. Sus características son uniformidad, tallos con más resistencia, robustez, fruto de buena calidad, rendimiento y resistencia a plagas y enfermedades.

Los híbridos pueden ser dos variedades. Híbridos de crecimiento libre: son aquellos que tras la floración, la producción de nudos continúa por encima del tallo y la altura cada vez es más. mientras que los híbridos de crecimiento determinado: su tallo va a delimitar la formación de nudos y la altura de la planta, sobre todo a partir de la floración.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí