Estas pensando en invertir en un invernadero, pero no sabes ni por donde empezar. Para ello hay que tener presente que un invernadero es un microlima, el cual resulta ideal para la plantación, independiente de los cambios de estación, ya que permite cultivar todo el año.

Tipos invernadero

Quizás también te puede interesar: Cuáles son los pros y los contra de las macetas de plástico

Tipos de invernadero

Los invernaderos pueden clasificarse dependiendo de las dimensiones y los materiales, así como el tipo de cultivo que se quiera producir.

  • Invernaderos frescos: su temperatura de mantenimiento está entre los 5 y los 7˚C. Este tipo se usa un mes antes de que el invernadero frío, el cual ofrece protección en los cultivos más sensibles a la heladas invernales.
  • Invernadero frío: la estructura es de las más básicas, siendo el invernadero más económico. En zonas de frío invernal las temperaturas pueden llegar a alcanzar en el interior del mismo, el cual está alrededor de los 5˚C por encima de la temperatura exterior.
  • Invernadero templado: la temperatura media alcanza los 13˚, con un aporte extra de calor en el día. Es un modelo de invernadero muy útil para cuando se quiere cultivar hortalizas y plantas de ciclo anual.
  • Invernadero cálido: es de los modelos más costosos. Consigue una temperatura de los 18˚C. Es un invernadero ideal para cultivos tropicales, pero no es muy apropiado para vegetales y hortalizas.

Materiales más usados en la estructura de los invernaderos

Invernaderos

Los materiales más comunes en la elaboración de las estructuras para invernaderos son el aluminio, la madera y el hierro, pero también se pueden encontrar versiones muy económicas hechas de PVC.

Los invernaderos de madera resultan estéticos, pero habría que considerar que sea de una madera resistente al medio ambiente como la teca y el cedro para su preservación.

Los invernaderos de hierro son los más duraderos y los llaman “los eternos” por su gran resistencia, sobre todos aquellos que son galvanizados por el tema de la oxidación.

Los invernaderos de aluminio son estructuras más comunes, la principal ventaja es que no se oxidan, es de fácil mantenimiento, ya sea a nivel doméstico o comercial.

Los invernaderos de otros materiales, los que hormigón se construyen de manera permanente y por lo regular se combinan con otros elementos.
También están los invernaderos mixtos que como su nombre lo dice se combinan varios sistemas de estructuras que resultan muy versátiles, ya que se elaboran según las necesidades y exigencias de cada uno.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta