La Tolmiea es un género que cuenta solamente con una especie mejor conocida como Tolmiea menziesii. Esta planta atractiva perenne suele formar un montecillo compacto de aproximadamente 15 cm de altura. Sus hojas son de color verde brillante. Las plántulas crecen en la superficie de las hojas en su unión con el tallo. Después, las hojas descansan sobre la superficie de la tierra y las raíces de las plántulas penetran la misma para formar nuevas plantas. Esta planta de interior es ideal para cultivar en cestas colgantes.

Tolmiea

Te recomendamos leer: La Rhoeo es una linda variedad de hojas matizadas

Cuidados de la Tolmiea en primavera y verano

Cambia la Tolmiea de recipiente cada año en un compost habitual, plantándola en un recipiente más grande, solamente cuando las raíces hayan saturado el interior. La Tolmiea tolerará una amplia variación de temperatura, pero debes considerar que tiende a marchitarse, por lo que es preferible mantenerla en un sitio fresco, limitando su temperatura estival a 21 °C. Si la temperatura sube más, lo mejor será colocar la planta en un lugar con sombra en el exterior de la casa.

Proporciónale luz brillante y filtrada, alejada del sol pleno, aunque se adapta perfectamente a la sombra. Una correcta ventilación será también muy importante. Riégala libremente, pero solo para mantener el compost húmedo y agrega un fertilizante líquido cada 15 días en primavera y verano.

Cuidados de la Tolmiea en otoño e invierno

La Tolmiea se desarrollará perfectamente en invierno a una temperatura de 7-30 °C con una adecuada circulación de aire, aunque tendrás que mantenerla alejada de las corrientes de aire frío. Prefiere la luz brillante, aunque podrá desarrollarse sin ningún tipo de problemas con luz escasa. Riégala moderadamente para que el compost se mantenga apenas húmedo.

Propagación de la Tolmiea

La Tolmiea se propaga fácilmente. Corta las hojas de las plántulas que se encuentren bien desarrolladas en primavera o verano, dejando aproximadamente 2,5 cm de tallo. Pon las hojas sobre una mezcla compuesta de partes iguales de arena gruesa y turba. Humedécela y entierra el tallo en esta mezcla, dejando la parte brotada de las plántulas en la superficie.

Mantén el compost apenas húmedo, a una temperatura normal y con luz brillante hasta que su nuevo crecimiento indique la aparición de las raíces. Transcurridas esas dos o tres semanas, trata las plantas con plantas maduras, pero déjalas seis semanas antes de plantarlas en el compost habitual, ya sea en cestos colgantes o en recipientes individuales.

¿Qué te ha parecido esta información sobre los cuidados de la Tolmiea? Deja tus comentarios.

Imagen cortesía de Leslie Seaton, todos los derechos reservados.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta