Tóxica belleza

Cuantas veces escuchamos hablar de la peligrosidad de las plantas venenosas, portadoras de toxinas que en muchos casos son capaces de matar, como la histórica y famosa cicuta.

Pero la verdad es que a pesar de su condición de letales las plantas venenosas gozan de una belleza y un atractivo innegable y pueden ser implementadas en nuestro jardín dependiendo la especie y las condiciones de trabajo con las mismas.

Si bien no todas son mortales, en primera instancia deberemos considerar quienes visitan nuestro jardín y descartar de plano la idea si contamos con niños o mascotas, los cuales por propia negligencia se pueden ver implícitos en un hecho poco feliz.

Las plantas toxicas son en algunos casos desconocidas por los usuarios que las implementan en su jardín de manera habitual dejando de lado su potencial peligrosidad.

Algunas de las especies mas conocidas o famosas por su toxicidad implementadas en el índole domestico son, alhelí amarillo, la azalea, el ave del paraíso, el acebo, el acónito, el boj, el ficus, la flor de pascua, la hiedra, la lantana, el laurel cerezo, el ranúnculo, especies de retama, la robinia, y el tejo.

La forma correcta de cultivar estas especies es en primera instancia identificarlas dentro del jardín, una tablilla de madera indicativa no estaría mal evitando que visitantes puedan verse perjudicados.

A su vez debe tener presente las condiciones de cada una de ellas y cuales pueden ser sus consecuencias previendo el accionar de ante mano como medida preventiva.

Las plantas son hermosas sin importar su toxicidad o no, simplemente es necesario tener en cuenta que estas especies no son para todos los usuarios y que sus consecuencias pueden ser nefastas sino se trabaja con la seriedad indicada.

azaleas

Pablo Morales
para Garden Center Ejea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí