Pocas son las plantas que crean una sensación de isla tropical como las palmeras, pero la mayoría son muy frágiles para cultivarlas en el exterior. El Trachycarpus es un género que se encuentra formado por ocho palmeras perennes, no obstante, posee una especie que es bastante resistente en casi todas las partes de España, excepto en las regiones muy frías del Norte. Esta especie se llama Trachycarpus fortunei y es originaria de Japón, China y parte del Himalaya.

Trachycarpus

Te recomendamos leer: Chamaedorea, una palmera resistente e ideal para cultivar en casa

El Trachycarpus puede llegar a alcanzar hasta 1,8 m cuando se la planta en un recipiente, mientras que en el jardín y en un sitio protegido puede llegar a medir hasta 3,5 m. Cuenta con grandes abanicos de hojas verdes y acanaladas que nacen en largos tallos. Durante la primavera y el verano presenta densos ramos de flores amarillas, seguidas de bayas de color negro azulado.

Cuidados del Trachycarpus

Cambia tu Trachycarpus de recipiente en abril, haciendo uso de un compost elaborado con dos partes de tierra de turba, una de arena fina y una de musgo de hoja bien descompuesto. El drenaje es fundamental, por lo que tendrás que comprobar que los orificios en la base del recipiente no se encuentren bloqueados.

Si la planta es pequeña, utiliza un tiesto de 20 cm en el cual tendrá que permanecer durante dos a cuatro años. Después, según su crecimiento, tendrás que cambiar la planta de recipiente hasta llegar a una final de 45 cm de diámetro. Ponla en un lugar soleado y protegido del viento. En los años en la que no la cambies de recipiente, elimina la capa superior de compost al llegar la primavera y reemplázala por compost nuevo.

En otoño e invierno conserva las plantas en un sitio protegido y soleado, manteniendo el compost húmedo. Las plantas jóvenes son las que más sufren durante estos meses, por lo que deberás trasladarlas a un sitio protegido o a una pared que mire al sol.

Propagación del Trachycarpus

La forma más simple de propagar el Trachycarpus es tomando los retoños basales durante la primavera y plantándolos en recipientes pequeños con el compost habitual. Riégalos abundantemente y ponlos en un invernadero a 10 °C hasta que se hayan establecido. Después, tendrás que disminuir la temperatura. Durante el invierno, las plantas jóvenes se beneficiarán con la protección de un invernadero.

¿Qué te ha parecido esta información sobre los cuidados y modo de propagación del Trachycarpus? Deja tus comentarios.

Imagen cortesía de Wendy Cutler, todos los derechos reservados.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta