Algunos trucos para cuidar mi jardín.

Si bien el cuidado y mantenimiento de un jardín sobrepasa la simple tarea de ser un mero trabajo para convertirse en un arte y puede ser tan complejo como de especies y características propias disponga, existen algunos consejos útiles aplicables a todos los jardines de manera eficiente y comprobable que logran ayudar a la tarea de las personas que acaban de iniciar su primer proyecto de jardinería.
El cuidado de jardines como comentamos anteriormente es una arte sumamente detallista donde cada paso que damos debe de ser el correcto ya que de nuestro proceder depende la vida y crecimiento de otros seres vivos.

El regado.

El regado es fundamental ninguna especie sobrevive sin agua, pero existen maneras de regar mas adecuadas que otras, en primer lugar es de destacar no regar con demasiada presión de agua, para ello son ideales las regaderas, y mantener el chorro a unos 15 cm mínimo de la superficie.
El agua es un importante desgastador del suelo en la medida que se utilice de manera poco acertada al implementar demasiada presión podemos dejar al descubierto raíces que ocasionaran un posterior daño a nuestras plantas.

Como saber cuando regar.

El proceso de regado deberá ser respetado dependiendo la especie, la gran mayoría lo requiere a diario pero todo dependerá de las condiciones climáticas del lugar donde vive, si recibe copiosas lluvias muchas veces podrá prescindir de esta tarea pero no sin antes verificarlo, para ello inserte el dedo en la tierra y corrobore que la misma se encuentra humeada.
Recuerde que siempre es preferible regar de menos que de más, el regado excesivo no tiene remedio.

Los insectos.

Los insectos son los principales enemigos de nuestras plantas en el mayor de los casos, pero no todos son potenciales amenazas algunos cumplen tareas esenciales para la vida polemizando otras flores de nuestro jardín pero si buscamos insectos que puedan dañarlas las hormigas son una amenaza organizada contra nuestras plantas.

Para protegernos de las hormigas podemos utilizar la sal, la misma actúa como barrera natural y les impedirá concretar su objetivo, en el caso de los árboles frutales pintar su tronco con cal puede ser una manera efectiva de repeler estos insectos causantes de tanta devastación.

Londres 214 (Small)

Oxigenar nuestro césped.

El césped forma parte esencial de nuestro jardín sin el, el maravillosos contraste del colorido de nuestras flores con su verde natural no existiría, pero nuestro césped necesita mucho mas que agua, requiere que su suelo se encuentre oxigenado.

Para ello podemos encontrar en el mercado una especie de botas con clavos que logran enterrarse en nuestro césped y perforar pequeños orificios que ayudan a su oxigenación.

Sino esta dispuesto a comprar este implemento puede desarrollarlo de manera casera utilizando unos tenis viejos y algunos clavos de tamaño considerable para dicha tarea.

Por Pablo Morales
Garden Center Ejea

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta