Umbilicus rupestris también conocido como Ombligo de Venus (este nombre se debe a la forma umbilicada de sus hojas. Su aspecto se inspira en Venus, la diosa romana del amor), Hojas de curalotodo, Vasillos o Hierba de bálsamo. Pertenece a la familia de las Crasuláceas. Se distribuye en el sur y oeste de Europa y el norte de África.

Umbilicus rupestris planta

Quizás también te puede interesar: Razones por las que las suculentas cambian de color

Características del Umbilicus rupestris

Planta perenne, herbácea y glabra, provista de una cepa de la que surge un tallo erecto y simple. El tallo es largo, por lo regular es único pero puede llegar a crecer doble y alcanzar unos 30 a 50 cm de altura. Las hojas son peciolos, carnosas, redondeadas y bordeadas con un sutil festón. Las flores son sencillas, discretas de un color amarillo verdoso que las hace pasar desapercibidas. Están formadas por 5 pétalos soldados que miran hacia abajo como si fuesen campanas. Florece a mediados de la primavera hasta el verano. Las semillas son ovoideas, pequeñas y de un color pardo oscuro.

Cuidados del Umbilicus rupestris

Umbilicus rupestris

El ombligo de Venus crece en cualquier fisura o grieta de las rocas, en paredes o muros y techos de casas. En la jardinería se usa para decorar muros, estanques y fuentes

Requiere de luz y calor del sol para que pueda prosperar. Aunque también puede crecer a la sombra. Es capaz de soportar heladas moderadas.

En cuanto al suelo, este deberá ser seco, débilmente ácido y pobre en nitrógeno.

Se multiplica por medio de esquejes o semillas.

Usos

Antiguamente fue una planta que tenía mucho valor gracias a sus propiedades medicinales. Entre ellas ayudaba a curar heridas, llagas, granos, verrugas y dolor de oído. Además, debido a su aplicación en callos y durezas de pies y manos resulta muy efectiva, siempre y cuando se tenga constancia.

También se dice que es excelente para combatir la hidropesía o retención de líquidos. Así que para realizar el tratamiento deberás colocar en un litro de vino blanco, 100 g de hojas y raíces frescas de la planta y 100g de azúcar. Dejar macerar en una botella limpia. Beber 50 ml en ayunas, otro tanto antes de comer y, al final, la misma cantidad antes de cenar. Pero no todo queda ahí, ya que incluso al realizar una infusión de sus hojas sirve como diurético.

Imágenes cortesía de: Wendy Cutler, Dr Mary Gillham Archive Project

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí