El uso del bicarbonato de sodio en el jardín se está regando como pólvora. Y es que no es para menos, ya que se recomienda con un fungicida eficaz y, sobre todo, para el tratamiento del oídio, así como otras enfermedades fúngicas.

Bicarbonato de sodio

Quizás también te pueda interesar: Fungicida natural para acabar con las plagas

Pero ¿acaso el bicarbonato de sodio es bueno para las plantas? aparentemente no hace daño a las mismas, siempre y cuando se emplee de manera correcta. Por lo que resulta un remedio eficaz para las enfermedades.

Efectos del bicarbonato de sodio en el jardín

Se han realizado varios estudios para poder evidenciar los efectos del bicarbonato de sodio en el jardín. Por tanto, organizaciones que están en pro de los productores rurales y agrícolas, han demostrado una serie de resultados tras varias pruebas y el resultado es el siguiente. El bicarbonato de sodio en las plantas cuenta con un efecto benéfico, ya que minimiza las esporas de los hongos.

Así que tras ello, surgieron algunas preocupaciones debido a sus compuestos, ya que el sodio puede llegar a quemar las hojas, las raíces y otras partes de la planta. Además, si llega a permanecer en el sustrato, puede afectar en el desarrollo de futuras plantaciones. Pero esto no esta comprobado y, por tanto, se ha declarado como seguro para el jardín.

Uso del bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio jardín

El uso del bicarbonato en plantas funciona como fungicida, sin alterar el equilibrio de los iones en las células de los hongos, lo que va a dar como resultado un gran colapso en ellas.

Ahora bien, si se usa indebidamente o esta mal diluido puede llegar a provocar quemadura foliar, provocando manchas marrones o amarillas en los extremos de las hojas. Sin embargo, puede minimizarse casi a cero si se diluye correctamente el producto.

Así que la mejor concentración para el uso de bicarbonato en las plantas es una solución al uno por ciento. El resto de la mezcla debe ser agua, aunque es mejor si se incorpora un poco de aceite vegetal o jabón. Así que la receta es una cucharadita de bicarbonato de sodio en 3,5 litros de agua, una cucharadita de aceite vegetal y ½ cucharadita de jabón biodegradable hasta homogeneizar.

Así que antes de usar este preparado como cualquier otro, es preciso probarlo en una pequeña porción de la planta para poder asegurar su veracidad. Además, se debe evitar el uso de jabón o detergentes con cloro, ya que puede resultar muy perjudicial.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta