El peróxido de hidrógeno o agua oxigenada es un producto que por sus grandes cualidades puede utilizarse en el jardín. Las moléculas con las que cuenta tienen un átomo más de oxigeno que el agua. Dicho átomo es muy inestable y al ser liberado con facilidad puede emplearse para tareas en la que se requiera de un aporte de oxígeno. Así que vayamos a conocer sus usos en el jardín.

Agua oxigenada

Quizás también te pueda interesar: Usos del vinagre en los espacios verdes

El agua oxigenada y sus usos en el jardín

Acelera el proceso germinativo. El peróxido de hidrógeno ayuda a germinar con mayor rapidez. Ablanda la capa protectora de las semillas y mata a todo agente patógeno que este presente en la cubierta. Así podrá aumentar la tasa de germinación. Por lo que se debe remojar las semillas en agua oxigenada al 3% durante 30 minutos y después enjuagar varias veces antes de la siembra. Enseguida plantar de forma normal.

Fertilizante eficaz. La molécula extra de oxígeno con la que cuenta este líquido ayuda a fortalecer el sistema radicular de las plantas. En concreto, facilita la absorción de nutrientes por medio de las raíces. Una solución de peróxido de hidrógeno al 3% en 3,5 litros de agua va a servir de manera eficaz.

Pesticida natural. El peróxido de hidrógeno se puede emplear como pesticida natural. Al rociar a fondo con este líquido al 3% previamente mezclado con la misma cantidad de agua va a ayudar a matar las plagas y sus huevecillos. Incluso puede terminar con las bacterias que se desarrollan en los vegetales y las frutas.

Agua oxigenada jardín

Contra la pudrición de la raíz. El exceso de riego puede generar la pudrición de raíces. Cuando el agua ocupa el espacio entre la tierra provoca que el aire salga al exterior. Las raíces requieren de oxígeno y sin el se pudren, por lo que habrá la muerte de la planta. El regar con agua oxigenada al 3% previamente mezclada en un litro de agua puede ayudar a evitar un desenlace fatal. Después se debe regar hasta que el sustrato seque bien.

Control de hongos y moho. Gracias a la oxigenación que produce el peróxido de hidrógeno ayuda a acelerar el proceso oxidativo de los mohos y acaba con ellos rápidamente. Así que mezcla un litro de agua con 10 cucharadas de agua oxigenada al 3% o 6 %, según la gravedad del problema. Enseguida pulveriza la solución sobre las plantas todos los días hasta que el hongo desaparezca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí