Usos-bicarbonato-jardin

Usos del bicarbonato de sodio para cuidar el jardín

Uno de los productos que no debe faltar en casa es el bicarbonato de sodio, ya que constituye uno de los remedios naturales que puede tener más usos en una gran variedad de situaciones del día a día.

De hecho, los usos del bicarbonato de sodio en el jardín o huerto van a permitir disfrutar de estas zonas verdes sin necesidad de usar una serie de productos químicos tales como insecticidas o fungicidas. Si quieres conocer un poco más sobre este producto, sigue leyendo para que te enteres de todo.

Qué es el bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio o bicarbonato sódico, es una sustancia que está presente en la naturaleza o que puede elaborarse de forma artificial sin demasiada dificultad. Tiene un aspecto cristalino de color blanco, se disuelve con facilidad en agua y se caracteriza por tener un pH especialmente alcalino. Además, se trata de un producto biodegradable y económico, lo que hace que sea asequible para todos los bolsillos.

El bicarbonato de sodio tiene múltiples aplicaciones, tanto medicinales, por ejemplo como doméstico, al momento de desatascar tuberías y a la hora de reducir la acidez del estómago. Además, también tiene algunos usos en cosmética como, por ejemplo desodorante o blanqueador dental.

Bicarbonato sódico en las áreas verdes

Uno de los principales usos que vamos a encontrar a la hora de utilizar el bicarbonato de sodio en el huerto o el jardín lo debemos a sus propiedades a la hora de eliminar hongos e insectos.

Bicarbonato como fungicida. Cuando se quiere utilizar el bicarbonato de sodio como fungicida, bastará con diluir una cucharada en un litro de agua. Para aplicarlo, habría que  colocar en un pulverizador, rociar aquellas partes de la planta en la que haya hongos y aquellas en las que pueda aparecer. A la hora de hacerlo, es mejor pulverizar a última hora del día o en días nublados, ya que de este modo, evitaremos el efecto lupa de las gotas de agua sobre las hojas que podrían quemarlas.

Bicarbonato como plaguicida. Asimismo, si queremos usarlo como plaguicida para acabar con una gran cantidad de insectos que atacan las plantas de jardines y huertos, preparar una solución de una cucharada de bicarbonato por cada litro de agua. En este caso, añadir una cucharada de jabón natural biodegradable. Mezclar bien todos los elementos hasta que se hayan disuelto por completo y, pulverizar sobre las plantas y la tierra.

Del mismo modo, lo haremos en momentos en los que los rayos solares no puedan quemar las hojas de las plantas. Repetir la pulverización una vez por semana. Esta fórmula es una buena solución para deshacerse de algunos de los insectos más molestos y comunes, tales como mosquitos y hormigas, además de arañas. Esto se debe a que la mezcla resultante de bicarbonato de sodio con el jabón natural actúa como repelente natural de estas y otras plagas, por lo que los insectos y de más bichos del jardín preferirán buscar alimento en otros lugares.

Bicarbonato sódico como limpiador natural. No obstante, los usos del bicarbonato de sodio en el jardín no acaban aquí, ya que además de ser un excelente plaguicida y fungicida, también va a ser muy útil a la hora de llevar a cabo la limpieza de ciertos elementos relacionados con el huerto y el jardín.

En concreto, el bicarbonato de sodio es una forma sana y natural de limpiar los productos que obtengamos del huerto, tanto si se trata de fruta como de verduras. Para ello, llenar de agua un recipiente grande hasta la mitad y, al introducir las verduras el nivel del agua sube.

Bicarbonato de sodio

Añadir una cucharada de bicarbonato sódico, diluir e introducir en esta agua las frutas y verduras. Es importante frotar un poco los vegetales con esta agua para que la limpieza sea más profunda. Transcurrido el tiempo, enjuagar con agua limpia para que puedan consumirse.

Asimismo, otro de los usos como limpiador es para desinfectar las herramientas de jardinería. Para ello, mezclar una cucharada de bicarbonato con un litro de agua y usar el tratamiento para eliminar cualquier suciedad que pueda quedar en palas, rastrillos y de más herramientas. En el caso de encontrar alguna mancha más resistente, bastará con aplicar directamente el bicarbonato de sodio y frotar con un trapo húmedo.

Esta forma de limpiar las herramientas del jardín es bastante sencilla y, además es una manera ideal de evitar el uso de productos de limpieza que contengan sustancias tóxicas que podrían acabar en la tierra y, en consecuencia, en las propias plantas.

Bicarbonato de sodio para deshacerse de la humedad en las plantas. Si las plantas son de exterior y en tiempos de lluvias se sobrehidratan hasta el punto de terminar “ahogadas”, lo ideal será seguir los siguientes pasos.

  • Cortar todas las ramas y hojas secas
  • Sacar la planta de la maceta con mucho cuidado, ya que las plantas ahogadas podrían ser más frágiles de lo normal. Retirar toda la tierra de sus raíces.
  • Envolverla con papel absorbente de cocina a fin de eliminar el exceso de agua. Mantenerla así por lo menos un día completo y cambiar constantemente el papel cada que se humedezca.
  • Cortar las raíces de color marrón y volver a sembrarla.
  • Preparar una solución de bicarbonato de sodio con vinagre y con la ayuda de un atomizador rocía poco a poco sobre la planta. No agregar agua dentro de los próximos días.
herbicidas-naturales-mala-hierba

Bicarbonato de sodio para la maleza. Si cerca de tus plantas de exterior hay mucho pasto o maleza que crece sin fin y termina por acaparar el espacio destinado para su crecimiento provocando que se marchite, colocar bicarbonato de sodio sobre la hierba hará que el problema desaparezca.

Espolvorea una capa gruesa de bicarbonato en la zona y evita regar. En unos días la maleza cederá y con ayuda de tijeras la podrás podar sin poner en peligro tus plantas.

Bicarbonato de sodio para fortalecer las especies. Con la ayuda del bicarbonato se consigue que la fotosíntesis sea mayor, lo que ayuda a fortalecer la planta y crezca más. Al disolverse el bicarbonato en agua produce más dióxido de carbono que es necesario para la fotosíntesis. Para ello pulverizar sobre las hojas una mezcla de bicarbonato, agua y vinagre. Pero es recomendable hacer una prueba primero solo en unas pocas hojas de la planta porque no a todas les sienta bien este remedio. Si pasadas 24 horas, las hojas están bien, ya se puede aplicar en toda la planta. 

De las múltiples funciones del bicarbonato de sodio, una de las más efectivas es utilizarlo para el cuidado del jardín, ya que mejora el aspecto de manera natural.

En conclusión, el bicarbonato de sodio es un producto que resulta benéfico para el jardín y los espacios verdes. Por lo que habría que empezar a considerarlo. Ahora bien, no está de más conocer los usos de la canela en la jardinería y huertos para tener otra gran alternativa.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados
Leer más

El método Miyawaki

Contenido del artículo Introducción al método MiyawakiPor qué es especial¿Quién creo el método Miyawaki?Especialización y primeros trabajos del…