Usos de las plantas trepadoras

Un excelente recurso visual y decorativo para jardines, especialmente en otoño, es el espectáculo que nos ofrecen las plantas trepadoras.

Las plantas trepadoras permiten la continuación de nuestro jardín por superficies verticales y la posibilidad de ofrecer muros, columnas y vallas con un aspecto más hermoso y silvestre.

Son muchas y diferentes las especies existentes, desde aquellas que muestran su verde durante todo el año, hasta las que sus tonalidades cambian y reflejan la estación en que vivimos.

Además de su follaje verde, la glicina nos regala una deliciosa fragancia y el espectáculo visual de sus racimos colgantes, que la convierten en una de las plantas trepadoras más usadas. Los patios adquieren un aspecto muy acogedor con una glicina colgando desde una de sus esquinas o cubriendo uno o varios de sus laterales.

No solo paredes y columnas se visten con plantas trepadoras, también pérgolas y vallas. Residencias enteras están rodeadas de plantas trepadoras, dando un espectáculo maravillo y creando la ilusión de paredes vegetales. En otoño, estas casas adquieren tonalidades espectaculares.

La hiedra es una planta utilizada frecuentemente en la decoración exterior de casas señoriales; la piedra combina muy bien con el brillante verde de sus hojas.

Por esa misma razón, la hiedra también es utilizada en casa de descanso y residencias de playa o zonas residenciales con vegetación abundante. La variedad muy apreciada por su tonalidad roja en otoño es la hiedra de Virginia.

Además del regalo a la vista, las plantas trepadoras ofrecen variadísimas especies caracterizadas por variadas fragancias, que ayudan y aumentan a resaltar y engalanar el espacio en que hayamos elegido colocarlas.

La línea de las clemátides, cuyo mismo nombre proviene de la palabra griega que significa “trepar”, ofrece una gama impresionante de colores y texturas, y son de fácil mantenimiento y cuidado, especialmente en verano donde necesitamos evitar la sequedad de la raíz.

25631005

Otras plantas trepadoras muy conocidas y de exquisita fragancias son los jazmines y madreselvas, que además de la fragancia y la delicadeza de su flor, ofrece coloridos estupendos en otoño

Además de la función decorativa, las plantas trepadoras por su variedad de colores y aromas, son ideales para una amplísima variedad de insectos y pájaros, que brindan una gran vitalidad a todo el conjunto. También cumplen funciones sanitarias, ya que estos mismos insectos son beneficiosos en prevenir y evitar cientos de plagas del jardín.

Por Pablo Morales
para Garden Center Ejea

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí