Seguramente poco habrás escuchado sobre la sal Epsom. Pero sin duda, es un condimento que empezado a sobresalir por sus grandes beneficios para la salud. Sin embargo, no todo queda ahí, ya que también se le ha podido sacar provecho en lo que respecta al jardín y los espacios verdes.

Sal Epsom

No dejes de leer: Usos de la glicerina en el jardín que quizás no conocías

Para qué sirve la sal Epsom

Fertilizante orgánico

Si se emplea la sal Epsom como fertilizante en las plantas, va a recibir más nutrientes que precisa para poder crecer y vivir sana. Este tipo de sal cuenta con magnesio, mineral que ayuda en la absorción de nutrientes que necesitan las plantas tales como el azufre, el fósforo y el nitrógeno.

Incrementa la producción del pimiento

Los pimientos pueden ser una planta pesada, por lo que el proporcionar magnesio extra a esta especie puede ser una buena idea para que pueda resistir mejor el peso del fruto. Incluso va a incrementar la cantidad de pimientos. Para ello esparce una cucharada de sal Epsom sobre la tierra alrededor de la planta. La porción es por cada 2 ½ cm de altura que tenga la planta y será cada semana.

Cultivos más saludables y llenos de sabor

Al colocar 2 cucharadas de sal Epsom en la tierra, se podrán obtener cultivos más sanos. Así que usa una taza de sal epsom por cada 100 mts2 de terreno.

Evitar plantas marchitas

Para que las plantas no sufran y, por ende, no se marchiten al trasplantarla en macetas, es mejor incorporar este condimento. Por lo que agrega una cucharada de sal Epsom a una parte de tierra, coloca una capa de tierra, enseguida la planta y completa el resto de la tierra hasta llenar ¾ partes de la maceta.

Sal Epsom jardín

Ahuyenta las plagas

Si colocas la sal Epsom alrededor de las plantas puedes ayudar a repeler algunas especies de insectos incluyendo esos indeseables caracoles y babosas que tanto dañan los espacios verdes.

Mayor producción de flores

La sal Epsom ayuda en la producción de clorofila, esto va a favorecer el crecimiento de los rosales. Así que coloca una cucharada de sal Epsom en la tierra cuando se siembre las semillas de dicha especie.

Tomates con más sabor

Para poder evitar la falta de calcio en la planta del tomate (siendo un mal muy común), debes disolver 2 cucharadas de sal Epsom con 3 ½ litros de agua y regar con esta solución cada 2 semanas en la plantación.

Ayuda con la presencia de hojas amarillas

Para evitar que las hojas de las plantas se pongan amarillas, incorporar una cucharada de sales Epsom en la tierra por cada 12 cm de altura que tenga el cultivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí