El Viburno es un importante género de arbustos, en el que hay aproximadamente 200 especies distintas tanto de hoja caduca como perenne. Todos sus componentes se encuentran muy extendidos por todas las regiones de clima templado del hemisferio sur. Muchas de sus especies presentan una característica que también aparece en las hortensias: racimos formados por flores estériles en la parte externa y fértiles en el interior. Generalmente, presenta hojas caducas o perennes, normalmente opuestas y a veces verticiladas, con frecuencia tomentosas en el envés y con el borde dentado.

viburno

Quizás también te pueda interesar: Consejos para atraer mariposas y pájaros al jardín

Son arbustos rústicos que no poseen grandes dificultades de aclimatación, dado que se desarrollan perfectamente en cualquier zona. Las especies toleran temperaturas bastante bajas. Dada la gran cantidad de especies que componen este género, resulta apropiado para un sin número de finalidades específicas en la jardinería, como la cobertura del suelo o la formación de setos; el Viburno también se utiliza como arbusto singular o planta para arriates arbustivos.

Cuidados del Viburno

viburno1

Se trata un arbusto tremendamente rústico, que se adapta a cualquier tierra de jardín; algunos, no obstante, no toleran la cal del suelo; agradece los terrenos ricos en materia orgánica o humus de lombriz. Tolera el pleno sol como la sombra total, aunque prefiere las posiciones soleadas.

Son arbustos que no necesitan de una poda específica, si bien es precisa la eliminación de las ramas secas o muertas, y de aquellas que den un aspecto indeseable o demasiado grande a la planta. Esta poda tiene que efectuarse después de la floración o en el mes de mayo en las especies perennes.

Propagación del Viburno

La multiplicación del Viburno, también conocido como bola de nieve, es siempre lenta y laboriosa, pero pueden seguirse distintos sistemas, desde la semilla hasta el acodo y el esqueje. Las semillas se emplean para la reproducción de la especie Viburno opulus, por ser la más fácil y la de mayor rendimiento. La reproducción mediante el acodo se realiza en otoño y hasta la primavera siguiente no puede cortarse de la planta madre. La reproducción a través del esqueje se efectúa en verano. Se emplean tallos semileñosos de entre 8 y 12 cm de largo; deben situarse en ambientes húmedos.

Problemas

El oídio y el moteado de sus hojas son los hongos que con mayor frecuencia atacan a los Viburnos. Para combatir el primero, emplea karathane y evita el azufre. Para el segundo, utiliza fungicidas orgánicos.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta