La Violeta Africana, también llamada Saintpaulia, es una de las plantas de interior más populares. Su densidad y su capacidad para producir abundantes y coloridas flores, la convierten en una de las plantas preferidas de todo el mundo. Este grupo se encuentra integrado por aproximadamente doce especies perennes, todas ellas originarias de África central, aunque también existen variedades e híbridos. Estas flores surgen en todos los matices de azul, además de rojos, blancos, rosas y bicolores.

violeta-africana

Quizás también te pueda interesar: Cuidados de la Exacum o Violeta mexicana

Las especies más importantes y la responsable de la gran mayoría de los numerosos híbridos y variedades que se pueden encontrar en la actualidad, es la Violeta Africana ionantha. Las plantas la especie genuina poseen flores simples de color violeta-azul, con centros que contrastan por su color amarillo.

Cuidados de la violeta africana en primavera y verano

La Violeta Africana se desarrolla mejor cuando está comprimida en un recipiente; utilizando un compost con base de turba o libre de cal, plántala en primavera en un recipiente más grande solamente cuando las raíces hayan llenado el tiesto anterior, hasta llegar a un recipiente final de 13-15 cm de diámetro.

Luego de eso, cambia de recipiente las plantas que ya se encuentren establecidas en primavera. Es mejor cultivar las variedades colgantes en un recipiente, de modo que sus tallos dispongan de espacio. Durante el año, retira las flores muertas y las hojas que se encuentren dañadas.

La violeta africana florece a una temperatura de entre 18-24 °C y es fundamental evitar las variaciones bruscas. Mantén a tu planta protegida de las corrientes de aire frío, en un sitio luminoso, pero apartado de la luz directa del sol.

Las Violetas Africanas se dañan con facilidad por el exceso de agua. Humedece el compost completamente y después espera a que la superficie se haya secado antes de volver a regarla. El abono regular es importante, especialmente si deseas que florezcan a lo largo de todo el año.

violeta-africana1

Cuidados de la Violeta Africana durante el otoño e invierno

Las temperaturas invernales no deben descender por debajo de los 13 °C, siendo entre 16-18° C la temperatura ideal. Mantén tus plantas iluminadas pero alejadas de la luz solar directa y riégalas solamente cuando el compost se encuentre seco. Abona las plantas cada tres o cuatro semanas y mantén el grado de humedad.

Si puedes, escoge una planta provista de un collar de cartón; dado que es menos probable que se haya dañado durante su traslado.

¿Qué opinas sobre los cuidados de la Violeta Africana? Deja tu comentario.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta