Un árbol único

¿Que es el Pino de Wollemia?
El pino de Wollemia es uno de los árboles más viejos y raros que se han encontrado pertenecientes a una familia de más de 200 millones de años de antigüedad. Era conocido por los fósiles encontrados y se creía extinto hasta que un guarda forestal lo descubrió en 1994, no muy lejos de Sydney. Ha sido denominado el descubrimiento botánico del siglo.

Wollemia nobilis. Un árbol único
El pino de Wollemia es la única especie del genero Wollemia, pertenece así mismo a la familia Araucacea. Tiene características en común con el género Agathis y Araucaria así como con otros géneros fosilizados del terciario y del cretáceo del tipo Araucaria.

De donde viene su nombre.
El pino de Wollemia viene su nombre por el Parque Nacional de Wollemia, en las montañas azules, la exacta localización donde se encontraron los ejemplares es todavía un secreto, aunque no dista más de 200 km del centro de Sydney. Wollemia es un nombre aborigen cuya palabra significa “mira alrededor, mantén tus ojos abiertos y observa”. El nombre científico Wollemia nobilis en honor a David Noble quien encontró los primeros árboles en 1994, mientras hacia alguna excursión con amigos, se dio cuenta de lo raro que eran estos árboles y decidió coger algunas ramas para llevarlas a identificar. Un equipo de botánicos expertos certificó la rareza de esta especie.

Hábitat y condiciones de crecimiento

El pino de Wollemia puede alcanzar los 40 metros de altura en su hábitat natural con un tronco de más de 1 metro de diámetro. Estos pinos pueden crecer en temperaturas de -5 a 45ºC, e incluso se supone que pueden aguantar temperaturas menores.
Son de crecimiento rápido, se plantan a pleno sol y responden mejor en terrenos ácidos. Los pinos producidos por semillas o estaquillados de la población existente se ha observado su rápido crecimiento de aproximadamente de 50 cm anuales.

Características esenciales.
El pino tiende espontáneamente a brotar de manera múltiple y crear varios troncos desde su base, probablemente es una autodefensa para los daños del fuego u otros desastres naturales. Otra característica bastante inusual común en los géneros de las araucarias es su hábito de desprenderse de ramas completas, en vez de hojas sueltas. Su corteza laminada color chocolate es también única en los pinos de Wollemia.

Genética
Investigadores no han encontrado variaciones genéticas dentro o entre las poblaciones de los pinos. Realmente ha habido muy poca variación dentro de la familia de las Araucaceas. Científicos creen que esto puede probar que es posible que hayan tenido una escasa variabilidad en sus genes después de haber sobrevivido a la edad del hielo, dinosaurios, fuegos naturales y los movimientos de los continentes.

Sexo
El pino de Wollemia es bisexual con ambos sexos femenino y masculino en el mismo árbol. Los conos masculinos y femeninos se encuentran al final de las ramas. Los conos femeninos se encuentran en la parte más alta del árbol.

Propiedades especiales
Un hongo encontrado en las hojas de algunos pinos de Wollemia en su estado natural produce pequeñas cantidades de un producto químico conocido como Taxol, que es un anticancerígeno. De cualquier manera la cantidad de Taxol encontrado en estos pinos es tan escasa que no se tiene en cuenta esta propiedad.

Cual es la edad de los Pinos de Wollemia encontrados en Australia
Algunos de los árboles encontrados pueden tener más de 1000 años. Actualmente su tronco puede ser de unos 400 años, aunque debido a su capacidad de rebrote se cree que sus raíces bien podrían haber existido en tiempos de los romanos. Se cree que existen alrededor de unos 100 árboles maduros, se cree que existieron por todo “Gondwana” un antiquísimo continente que existió antes que Australia se rompiera de la Antártica y comenzara a moverse hacia el norte. Los fósiles más antiguos de esta especies datan de una antigüedad de 90 millones de años, probablemente existieran en tiempos del Jurasico, antes de que se descubriera se pensó que había desaparecido hace 2 millones de años.

Traducción de Wollemia Pine Foundation
Carlos Morales Sebastián

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta