La Xanthosoma es una especie apreciada por su follaje ornamental más que por sus típicas flores, que solamente surgen de vez en cuando. La única especie que se cultiva como planta de interior es la Xanthosoma lindenii. Sus hojas son verdes azuladas con forma de flecha, y sus nervios son bien acentuados de un color blanco plateado. Hay otra variedad que es similar pero cuenta con hojas verde amarillentas y nervios de color crema.

Xanthosoma

Cuidados de la Xanthosoma en primavera y verano

Trasplanta la Xanthosoma cada tres años a finales de febrero, cuando los tubérculos comiencen a estar apretados. Escoge una jardinera amplia para acomodarla y realiza agujeros de drenaje. Haz uso de un compost a base de tierra y planta la Xanthosoma y afírmala bien.

Hasta abril, riega la planta lo suficiente para evitar que el compost se seque por completo; a partir de mayo, incrementa la cantidad y agrega un fertilizante líquido al agua cada tres semanas hasta el otoño.

Mantén la planta a la sombra, de modo que jamás se exponga el pleno sol, y mantén la temperatura a 27 °C, se verano; increméntala a partir de los 21 °C en febrero. La Xanthosoma es una planta que agradece una cierta humedad ambiental y, por tal motivo, es una excelente idea rociarla una o dos veces a la semana para mantener a su vez las hojas limpias. Asegúrate de brindarle una excelente circulación de aire, pero evita las corrientes frías. La planta no producirá flores hasta después de los tres o cuatro años.

Cuidados de la Xanthosoma en otoño e invierno

Para que las plantas se desarrollen bien precisan en otoño temperaturas de entre 16 y 24 °C hasta noviembre. A partir de entonces podrás permitir que las temperaturas desciendan hasta los 13 °C hasta el invierno, época de plantar. Limítate a mantener el compost tan sólo húmedo. En los días más luminosos asegúrate de que la habitación se encuentre bien ventilada y rocía tus plantas.

Propagación

La Xanthosoma se propaga en primavera, dividiendo el rizoma en partes, tanto sea cortándolos o arrancando cada uno de los tubérculos del rizoma principal. Asegúrate de que cada parte posea su punto de cultivo y ten la precaución de recubrir cada uno de los cortes en la superficie de los tubérculos con azufre en polvo. Planta cada una de las secciones en una maceta de 3 cm utilizando compost habitual. Mantenlo húmedo y a la sombra a una temperatura de 24 °C. Cuando los tubérculos hayan enraizado, trátalos como plantas maduras.

Imagen cortesía de HTBG, todos los derechos reservados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí