La Mirabilis, también conocida como Dondiego de noche, es un hermoso género de plantas herbáceas perennes y anuales, con flores de colores vivos, originaria de América. Cuenta con flores llamativas profusamente cultivadas en maceteros y jardines. La gran mayoría de ellas poseen raíces tuberosas, y en zonas frías son medianamente resistentes. Es mejor cultivarlas como plantas anuales, proporcionando colores vivos al patio o a la terraza cada año.

mirabilis

Una de las especies más conocidas es la Mirabilis Jalapa que crece a una altura de 0,45-0,60 m y, en los meses estivales, exhibe muchísimas flores en forma de trompeta, fragantes, en color rojo carmesí, blanco y amarillo. Existe también una forma enana de la Mirabilis Jalapa que es compacta y crece hasta una altura de apenas 45 cm, constituyen una planta perfecta para un pequeño recipiente. Para un cambio anual de color, pocas son las plantas que superan a esta excelente iluminadora de los patios.

Cuidados de la Mirabilis en primavera y verano

En primavera cambia los tubérculos a macetas de 15 cm, colocando un tubérculo por maceta. Riega el compost completamente y, durante el resto de la estación de crecimiento, mantenlo húmedo pero no encharcado. La Mirabilis cultivada a partir de semillas debe estar muy bien curtida antes de plantarla en un compost normal, con buen material de drenaje. Para obtener un llamativo arreglo, dispón de tres o cinco plantas en un recipiente de 45 cm de diámetro. Abona las plantas con un fertilizante suave desde que se forman las yemas de las flores hasta que esta se marchite.

Cuidados de la Mirabilis en otoño e invierno

Mirabilis

Con el otoño las plantas florecen y mueren. Estas pueden ser desechadas para plantar especímenes nuevos la primavera siguiente, o bien, ser secadas y almacenados los tubérculos hasta la primavera siguiente. Tienen que ser conservados completamente secos y en un sitio protegido.

Modo de propagación

Siembra las semillas cuando finalice la estación invernal en un compost semillero. La germinación demora entre 2 y 3 semanas y las semillas tienen que estar a una temperatura de 18 °C. Cuando las plantas sean lo suficientemente grandes como para ser manipuladas, trasplántalas en cajas de semillas a una distancia de 5 cm. Acostumbra a tus plantas a vivir en el exterior y planta afuera a finales de la primavera.

No hay comentarios

Dejar una respuesta