Cultivar-y-cuidados-acelga

Cómo cultivar la acelga y cuáles son sus cuidados

La acelga cuyo nombre científico es Beta vulgaris var. cicla, es una planta herbácea originaria de Europa, de la zona mediterránea.

El cultivo de la acelga se lleva a cabo de forma extensa en todas las zonas templadas del mundo, ya que es una especie muy noble. Pero si no sabes mucho al respecto, a continuación te explicamos cómo cultivar la acelga  y cuáles son sus cuidados.

Partes de la acelga

Las partes que componen la planta de la acelga son:

  • Raíz. La raíz es profunda y muy fibrosa.
  • Hoja. Las hojas son la parte comestible de la acelga y su color puede variar del verde fuerte al verde claro.
  • Flor. La acelga solo florece en períodos de temperaturas bajas. Su flor está compuesta por 5 pétalos verdosos.
  • Fruto. El fruto de la acelga contiene sus semillas.

Variedades de acelga

Existen diferentes variedades de acelgas. Las más comunes son:

  • Burgundy Chard. Se caracteriza por su tallo rojizo-púrpura
  • Lucullus. Sus pencas son blancas y las hojas de color verde claro. Tiene un gran sabor y son productivas.
  • Acelgas ruibarbo. De hojas verde brillante con el envés rojizo y las pencas de color rojo oscuro.
  • Acelgas Amarilla de Lyon. Es la más cultivada y sus hojas son de color verde amarillento, con pencas de color blanco.

Cuidados de la planta Beta vulgaris var. cicla

La Beta vulgaris var. cicla mejor conocida como acelga, es una planta bianual. Se trata de una planta que puede crecer en el huerto. Al tratarse de un cultivo rústico, es capaz de adaptarse muy bien a todo tipo de climas, aunque ama los mediterráneos donde las heladas no son muy fuertes.

Cultivar la acelga en climas templados. Habría que cultivar la acelga en zonas de temperaturas media. Esta planta no soporta los cambios bruscos de temperatura, ya que no se desarrolla bien.

Luminosidad. Con respecto a la luminosidad, la acelga no necesita de mucha luz, resultándole perjudicial si recibe en exceso.

Plántala en suelos arcillosos. La acelga necesita suelos con un poco de consistencia, por lo que se cultiva mejor en terrenos profundos, arcillosos y permeables. También habría que incorporar compost para enriquecer el suelo y proporcionarle los nutrientes necesarios.

Bríndale nitrógeno. La acelga requiere nitrógeno desde que comienza a desarrollarse hasta la fase final del cultivo. Lo ideal es realizarlo durante el abonado de cobertura y con cada corte de recolección de las hojas de la acelga.

Riega la acelga cada dos semanas. Debido a su gran cantidad de hojas, la acelga requiere de suelos con humedad constante para evitar la deshidratación de la planta. Después de plantarla, habría que regar el cultivo y después hacerlo cada dos semanas.

Plantación de la acelga en exterior

Realizar las labores propias de plantación de la acelga es muy fácil, solo es necesario seguir los pasos al pie de la letra.

Semillas. Para sembrar la acelga, habría que colocar las semillas en remojo en agua durante dos días antes de sembrarlas.

Terreno. Realiza una labor profunda con un aporte de estiércol previamente mezclado con la tierra. Haz un abonado a fondo con un fertilizante. La preparación del suelo se puede llevar a cabo de dos formas:

  1. Si recolectas por corte de hojas, puedes cultivar la acelga en caballón, es decir, en bancales altos para que el agua de riego quede en la parte baja del terreno y no encharque las raíces en un terreno liso.
  2. Si recolectas por plantas enteras, en este caso lo mejor es el cultivo en eras.

Siembra. Para el cultivo de acelga se hace la siembra directa colocando unas tres semillas espaciadas a unos 50 cm entre ellas. Las épocas de siembra son:

  • Siembra en clima frío. Se realiza el sembrado de octubre a marzo y la planta tarda en llegar a la madurez unos dos meses aproximadamente.
  • Siembra en clima templado. Puedes sembrar todo el año y la planta llega a la madurez en unos 65 y 70 días.

Aclareo. Como la siembra se realiza directamente en el suelo, cuando las plantas tengan unas 5 o 6 hojas se aclara cada semilla que se ha cultivado y se eliminan las plantas dejando una de cada tres.

Cultivo de la acelga en maceta

El cultivo de la acelga en maceta es un éxito rotundo y además es una labor muy fácil. Y aunque en jardín puede desarrollarse más, en tiesto resulta una excelente opción para quienes no cuenta con un espacio verde de grandes dimensiones.

Semillas. Para sembrar la acelga, habría que colocar las semillas en remojo en agua durante dos días antes de plantarlas para acelerar el proceso de germinación.

Maceta. Llenar la maceta con compost para macetas rica en nutrientes, sobre todo de nitrógeno para que crezca rápidamente.

Semillas. Colocarlas a 2 centímetros de profundidad y a 2,5 cm de distancia entre cada una de ellas. Pulveriza ligeramente con agua y coloca en un lugar soleado. Durante el verano, cuando las temperaturas estén elevadas, es mejor evitar el sol de la tarde, ya que las temperaturas a tope pueden detener el crecimiento e incluso matar el cultivo de acelga.

Riego. Mantén el compost siempre húmedo, pero sin encharcar.

Cosecha. Después de 8-10 semanas, las hojas de las acelgas serán lo suficientemente grandes para ser cosechadas. Corta justo en la base del tallo. Las plantas dejarán de crecer en invierno, pero si ubicas el recipiente en un sitio protegido, podrán sobrevivir y tendrás una cosecha fresca en primavera.

Plagas de la acelga

He aquí las plagas más comunes en las acelgas:

PlagaSíntomaPrevención
Gusano blancoDevora las raíces y las hojas se tornan oscurasAsegurar que la tierra tenga los nutrientes necesarios
BabosaRealiza mordeduras a las hojasColocar cercos de aserrín seco, arena y cal alrededor de la planta
PulgónExtrae la savia de la plantaPlantar hierbas aromáticas a su alrededor

Enfermedades de la acelga

He aquí las enfermedades más comunes en las acelgas:

EnfermedadSíntomaPrevención
Mildiu (Peronospora farinosa f. sp. betae)Hojas con manchas de moho amarillas y amarillasProporcionar un drenaje óptimo y deja espacio entre las plantas
Cercospora (Cercospora beticola)Hojas con manchas de color grisProporcionar un drenaje óptimo y espacio entre las plantas

Consejos

Cultivar las acelgas es mucho más fácil de lo que crees, solo habría que proveerles lo necesario. Así que sigue estos consejos para ir a la segura.

  • La acelga puede hundir las raíces hasta 90 cm, lo que resulta positivo en los huertos, ya que en el subsuelo puede sacar todos los minerales que necesita. Pero en las macetas, las llenará de raíces, al grado de no dejar espacio para tener un cultivo en el mismo tiesto. Así que es necesario ubicarlas en contenedores grandes.
  • Comienza a plantar la acelga cuando falten alrededor de 3 semanas para la última helada de la temporada para que comience a desarrollarse a finales del verano. Si vas a plantarlas en un área con un invierno poco riguroso, puedes plantarlas a finales del verano para cosecharlas en invierno.

La acelga es una hortaliza que se conoce como acelga, pero su nombre científico es Beta vulgaris o cicla. El nombre de Beta se debe a los pigmentos que contiene: La betaxantina y betacianina.

No cabe duda que la acelga es una planta de fácil cultivo, por lo que vale la pena considerarla. Ademas, es un alimento con grandes beneficios para la salud que conviene tener en casa. Pero si quieres más opciones, descubre cómo cultivar la cebolla paso a paso y hazte de unos cuantos vegetales en tu huerto.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados