Injertos en Peonías arbóreas.

Conocemos en horticultura principalmente dos tipos de peonías, las que denominamos herbáceas, que son las que provienen de la Paeonia lactiflora y las Peonías arbóreas o Peonías de árbol que de forma mayoritaria son las provenientes de las Paeonias suffruticosa. Otras peonías arbóreas menos usadas y conocidas son las Peonías delavayi and Peonías ludlowii

Las peonías arbustivas, son muy fáciles de propagar por división de mata, pues tienen un sistema radicular tuberoso que hace que esta operación sea muy sencilla y rápida.

Raices de peonías herbáceas

No ocurre lo mismo con las peonías arbóreas, su sistema radicular es muy fasciculado y sus tallos no tienen un núcleo firme para estaquillar, necesitando para esta labor unas instalaciones para su enraizamiento más complicado, con condiciones ambientales muy precisas. El estaquillado de las peonías arbóreas no es fácil por que las propias estaquillas apenas tienen reservas energéticas para brotar y se vienen abajo con mucha facilidad antes de producir sus propias raíces.

Existen algunas variedades de peonías arbóreas chinas que se pueden reproducir, arrancando los retoños, si estos van seguidos de alguna parte radicular, pero la tardanza en la floración y la dificultad para conseguir una cantidad elevada de ejemplares hace impracticable esta técnica.

Buddytape, cita de injertar para atar

Por estas razones es por las que utilizamos otro método más fácil y también más productivo que es el injerto sobre las raíces tuberosas de las peonías arbustivas.

Injertar por definición es la técnica usada para unir dos plantas y que el resultado sea el crecimiento de una sola de ellas.

Navaja de injertar

Injertando peonías arbóreas.

En el caso de una peonía arbórea cogeremos un esqueje de una peonía arbórea y la juntaremos con la raíz de una peonía arbustiva que nos hará de futura raíz, también llamado patrón.

Época adecuada para injertar

La mejor época para proceder a los injertos en España es a finales de agosto y septiembre cuando el follaje de las herbáceas empieza a cambiar de color y los tallos de las peonías arbóreas han madurado, pero no están completamente lignificadas. 

Esquejes.

Elegiremos los esquejes de tallos con varias yemas, de peonías arbóreas ya maduras, estos tallos serán la parte área de la futura nueva planta, que crecerá sobre la raíz donante.

Si las peonías arbóreas tienen ya unos años y tenemos opciones para cortar los esquejes buscaremos aquellos apicales con yemas bien abultadas que son las que más posibilidades nos darán a la hora de conseguir una nueva planta, pues en los tallos apicales es donde más se concentran aquellas hormonas necesarias para la correcta fusión de las dos plantas.

Estaquillas de peonías

Tallos no apicales, con yemas secundarias también podemos usarlas, pero el éxito será menor.

El tamaño de los esquejes será de aproximadamente 12-15 cm de longitud y del tamaño de un lápiz, como hemos dicho apicales y con al menos dos yemas, la apical y alguna lateral.

Puedes coger esquejes y guardarlos en alguna bolsa de plástico en algún sitio fresco no refrigerado para que no se deshidraten, para ser utilizados a lo largo de una semana o dos, pero no esperes mucho, pues los mejores resultados los obtendremos si los usamos inmediatamente.

Raíces como patrones.

La raíz de la peonía arbustiva servirá como futura raíz y será donde se procederá a realizar el injerto. Puede haber otros cultivares, pero normalmente suelen ser de Peonía lactiflora. Otro tipo de raíces de cualquier peonía híbrida funcionan peor pues tienden a sacar pequeñas pequeños brotes adventicios que podrían competir con los esquejes de las peonías arbóreas, produciéndose el denominado franqueo de la planta.

Las raíces de las peonías arbustivas se obtienen de ejemplares de al menos 3 o 4 años, cavamos en el suelo cerca del tallo y sacaremos raíces tuberosas de 3-4 cm de grosor, no nos interesan las raíces mas gordas pues carecerán del vigor que necesitamos. Vigilarémos que las raíces estén limpias de enfermedades

Desinfección. 

Los esquejes son fáciles de recoger libres de enfermedades o plagas, pero las raíces herbáceas no son tanto debido a su contacto con el suelo. La cosecha de raíces tenemos que lavarla cuidadosamente con agua clara y limpia. Posteriormente las colocaremos en agua con unas gotas de cloro para su desinfección. Se recomienda 20 partes de agua y una de cloro, empaparemos las raíces durante 30 o 40 minutos y una vez retiradas las volveremos a lavar. Las raíces aparecerán algo más claras de color indicando que están listas para ser usadas para injertar.

Permite que las raíces se sequen ligeramente, luego las colocaremos en contenedores cerrados para que la deshidratación se pare. Podemos guardarlas en lugares fríos para ser usados a nuestra elección, si no las usamos en días y aparecen mohos, procederemos de nuevo a su desinfección.

Las raíces de las peonías pueden ser cortadas en trozos de 10-18 cm de largura, pero fíjate bien cual es la parte de arriba de la raíz, pues es allí donde injertaremos nuestro esqueje. Lo que se suele hacer es cortar la parte de arriba de una forma plana y la parte de debajo en ángulo, por ejemplo, o lo que se nos ocurra, pero imprescindible identificar la parte superior y la parte inferior.

Injertos

No necesitamos herramientas complicadas para injertar, un buen cuchillo de injertar bien afilado para cortes limpios y cintas de injertar de plástico o mejor las bandas tipo buddy tape elásticas para sellar adecuadamente los injertos

  • Usaremos el cuchillo de injertar y el esqueje de la variedad lo convertiremos en una púa, cortando la parte final como una V, cortes rápidos, limpios y planos. Siempre la yema apical en el lado contrario. Recuerda que luego esta púa hay que meterla en la raíz que hará de patrón. Te aconsejo que practiques con cualquier otra planta que tengas mas abundante hasta que los cortes en forma de V salgan limpios y perfectos.
  • Una vez injertado inmediatamente colocaremos el injerto en una bolsa de plástico para conservar la humedad, no dejaremos que se deshidrate, podemos tenerlo así un par de días, no más.
  • Utilizaremos el cuchillo de nuevo para hacer un corte en la raíz en la parte de arriba paralelamente, recuerda que la raíz también tiene su lado hacia arriba y hacia abajo, que previamente lo hemos marcado. 
  • El corte será un poco mas grande que la púa, para que cuando empujemos entre suavemente sin rasgar la raíz. Alinearemos la púa con la raíz, de esa forma uniremos los haces vasculares del patrón y de la variedad. Se necesita un contacto entre los cambiums de ambas partes para conseguir el injerto. El centro de la raíz de la peonía o patrón esta vacío de haces vasculares, por eso el esqueje se coloca siempre ladeado a un parte para que los cortes finales coincidan.
  • Los esquejes entraran con una ligera presión nada forzada.
  • El injerto esta listo para ser unido fuertemente con plástico para injertar o bien más recomendable con bandas elásticas como el buddy tape. El propósito es atar bien las dos partes firmemente, sin que quede aire en ellas. Una vez hecho esto permitirá a las dos plantas unirse y crecer como una sola. Las bandas elásticas para injertar tienen que prevenir que se cuele el agua o alguna enfermedad entre el injerto, tampoco tiene que haber aire en el injerto.

Proceso de unión del Injerto

Ahora que el esqueje y la raíz estan juntas como una sola planta debemos provocar que la unión efectiva se produzca. Los injertos se colocarán en cama caliente durante unas dos semanas, esto es tan importante como el propio injerto.

En el Exterior

Seleccionaremos un área en el exterior en un lugar muy soleado, y húmedo, pero no encharcado, habremos preparado previamente la tierra muy suelta y fina de unos 20 cm de profundidad. Ese espacio tendrá la humedad justa, no puede secarse. Un exceso de humedad nos traerá problemas de hongos y pudriciones.

Procederemos a realizar un agujero de 10 cm de profundidad en la cama colocando los injertos ligeramente ladeados, esto hacer que el esfuerzo en mover la savia sea menor, pudiendo dedicar más recursos a la creación de raíces. Ya se orientarán las yemas por su cuenta conforme vayan creciendo. Colocaremos los injertos entre si a no menos de 15-18 cm uno de otro en líneas, para que tengan suficiente espacio para crear raíces.

Aporcaremos las plantas con tierra suelta tapando firmemente, pero con tacto la zona de injerto que quedara completamente tapado con tierra acaballonada. 

Taparemos con plástico completamente la cama, las puntas de este enterradas para evitar que el plástico se mueva, con esto conseguiremos que las temperaturas del suelo asciendan hasta los 20-24 º centígrados por efecto invernadero. Esta temperatura favorece la creación de los callos de crecimiento y ayudara a la unión de las dos plantas.

La cobertura plástica hay que levantarla para airear cada varios días hasta que decidamos retirarlo para que las nuevas plantas comiencen a crecer, coincidiendo con el comienzo de la primavera y el aumento de temperaturas, sincronizando las plantas con la estación. 

Una vez retirado el plástico es aconsejable tapar con mulching de corteza de pino o similar, Ideal para aislar y calentar el suelo, nuestras plantas empezaran seguidamente a brotar.

En interior.

Si son pocas plantas las que queremos reproducir, podemos recurrir a un germinador eléctrico, son bandejas tapadas con plástico con una esterilla en el suelo con un termostato y regulable en temperatura.

Rellenaremos la bandeja con arena húmeda, suficiente para cubrir los injertos, la esterilla eléctrica provocara calor calentando el espacio, la temperatura ideal es de 23ºC

Vigilaremos la humedad, para que los esquejes no se deshidraten, una vez empiecen a brotar, y una vez sabemos que han creado ya los callos radiculares podemos llevarlos a turba para que completen su crecimiento, como veis no es muy difícil la propagación de peonías arbóreas, puedes animarte, probar, fracasar, o triunfar, todas las opciones están abiertas, solo tienes que ponerte en marcha y suerte.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí