La Lewisia es una planta de tamaño pequeño, semialpina muy atractiva, que suele formar una roseta de hojas carnosas y proporciona una colorida exhibición de flores durante el verano. La mayoría de las Levisias son siempre verdes, algunas veces herbáceas, perennes y apropiadas para casas alpinas o jardines rocosos, aunque por otro lado, crecen perfectamente en macetas u otros recipientes.

lewisia

Quizás también te pueda interesar: La Hosta es interesante tanto por su follaje como por su floración

Se trata de plantas adecuadas para el alféizar de una ventana, y quedan también muy decorativas en jardines con macetero. Existen aproximadamente 15 especies que conforman ese grupo y todas ellas son originarias de los Estados Unidos y le deben su nombre al capitán Lewis quien, junto al capitán Clark, dio la famosa expedición que atravesó por primera vez Norteamérica desde St. Louis hasta la costa del pacífico.

Cuidados de la Lewisia en primavera y verano

Trasplanta la Lewisia cada primavera en macetas de 15 a 23 cm de diámetro, rellenas de un buen compost; otra alternativa es hacer la mezcla tú mismo con partes iguales de arena gruesa, turba y tierra negra. Para que la Levisia se desarrolle correctamente, es precisa una plantación adecuada.

El drenaje es fundamental, por lo que precisará una tierra porosa y algunas piedrecillas en la base del recipiente. Cuida el drenaje porque la Lewisia tiende a pudrirse durante el invierno o verano; cubre la superficie del compost con una capa de guijarros, elevándolas alrededor del cuello de la planta para mantenerla seca.

Coloca la Lewisia en un lugar soleado y riégala regularmente durante su temporada de crecimiento. Agrega en un fertilizante líquido cada tres o cuatro semanas durante la floración.

Cuidados de la Levisia en otoño e invierno

Deja la planta en un sitio soleado y procura protegerla de la lluvia. Riégala solamente lo suficiente como para que el compost se mantenga húmedo y asegúrate de que el cuello de la roseta quede sobre el nivel del suelo; si quedara humedad en este lugar, la planta podría pudrirse.

Asegúrate de que la base de la roseta de hojas de la Lewisia no permanezca mojada, dado que es probable que se pudra. Unas piedrecillas alrededor de la base o un poco más de arena al compost, ayudarán a mejorar el drenaje y mantener las hojas secas. Si el compost estuviera mojado, probablemente las babosas ataquen a la Levisia.

Si te ha gustado esta información sobre los cuidados de la Lewisia, deja tu comentario.

No hay comentarios

Dejar una respuesta