Guisante de olor (Lathyrus odoratus) también se le conoce como arvejilla de olor, chícharo de jardín, frijol de olor, caracolillo de olor, látiro o chicharito. Es del género Lathyrus y pertenece a la familia de las leguminosas. Es originario del sur de Italia y Sicilia.

guisante-de-olor

Quizás también te pueda interesar: Cuidados de la Alcalifa, planta con flores carentes de pétalos

Características del Guisante de olor

Es una planta herbácea anual de crecimiento rápido de una altura de entre 20 cm hasta 3 m de largo, de tallos alados reptantes. Las hojas compuestas de folíolos ovales-oblongos, terminando en un zarcillo que le sirven de agarre. Las flores son de entre 15 a 20 mm, románticas y muy grandes que forman racimos. Pueden ser de diversos colores como el rojo, rosado, naranja, morado, blanco y azul. De un extraordinario perfume, dulce y muy sutil.

Cuidados del Lathyrus odoratus

cuidados-guisante-de-olor

Debe cultivarse en lugares poco expuestos al sol, en semisombra. Siendo las zonas templadas lo ideal.

Resisten al exterior en verano, aunque en presencia de heladas es mejor resguardarlas en invernadero.

Los riegos deben ser moderados durante todo el año, pero más abundante durante el verano.

En cuanto al suelo debe ser fresco, bien abonado, ligero y poco compacto. De un buen drenaje para evitar encharcamientos.

En la época de floración es preciso incorporar un abono mineral junto con riego cada 15 días. Incluso es importante cortar las flores secas para favorecer la floración. Para los tallos secundarios es mejor guiarlos hacia arriba por medio de varillas.

Se multiplica por semillas en el otoño o en la primavera directamente en el suelo. La corteza es dura y germina más rápido haciéndoles un tajo a la misma por el lado opuesto, o bien, sumergiéndolas en un recipiente con agua templada.

Pinzar las puntas de las plántulas cuando se tengan un par de hojas para fomentar el desarrollo. Una vez endurecidas, plantarlas al exterior.

Se puede sembrar en tiestos de papel, fibra o turba que se desintegran fácilmente en el suelo al ser plantadas definitivamente.

El guisante de olor puede ser susceptible a las plagas como las orugas, los pulgones e insectos minadores de hojas. Para poder combatirlas es necesario fumigar con productos especializados.

Gracias a su carácter trepador se emplea mucho para decorar balcones o ventanas, especialmente si se cultivan muchas juntas. Incluso dan un aspecto bello en el jardín, así como en ramos de flores. Así que convendría tener unas cuantas para que de un brillo y esencia al hogar.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta