Lepidium latifolium también conocido como rompepiedras por su propiedad de disolver cálculos urinarios. Siendo una planta considerada como un tratamiento eficaz. Pertenece a la familia Brassicaceae y es nativa del sur de Europa, Mediterráneo y regiones de Asia, la cual es una especie introducida en Norteamérica donde se cultiva en México y E.E. U.U.

Lepidium latifolium planta

Quizás también te pueda interesar: Gatuña, planta medicinal de hermosa floración

Características del Lepidium latifolium

Es una hierba vivaz, de tallos y ramas tiesas, la cual puede llegar a medir un metro de altura. El tallo es lampiño. Las hojas se encuentran esparcidas por el tallo, de forma aovada y lanceolada, con la parte superior prologada, los bordes parcialmente aserrados y con terminación en puntas. Las flores son pequeñas que forman ramilletes terminales en panícula, de color blanco. Los frutos son pequeños, el cual contiene semillas en color rojizo.

Cultivo de Lepidium latifolium

Lepidium latifolium

Es una planta que es capaz de soportar los suelos con un amplio rango de pH, así como sustratos, siempre y cuando estén bien drenados, ya que a pesar de que gusta de un suelo húmedo, no resiste los encharcamientos.

En lo que al requerimiento lumínico se refiere, puede crecer tanto a pleno sol como en semisombra. Es necesario abonar cada cierto tiempo con humus de lombriz o algún tipo de fertilizante orgánico y por ningún motivo dejar que se seque el sustrato.

Se puede reproducir tanto por semillas como por hijuelos que brotan del rizoma, los cuales al llegar la primavera se deben separan el sustrato con un poco de raíces y se trasplanta en su nuevo medio. Después es preciso colocar en la sombra hasta que se recuperen y se vean los nuevos brotes.

Usos de Lepidium latifolium

Esta planta se puede ingerir por medio de una infusión para ayudar a deshacerse de los cálculos que van acompañados de infecciones de las vías urinarias por irritación en las paredes de la pelvis o del uréter Además, también resulta excelente como cataplasma para las afecciones de riñón.

Otra de sus peculiaridades del Lepidium latifolium es su acción contra la leishmaniasis, enfermedad parasitaria que es transmitida al hombre por los mosquitos y afecta al hígado, mucosas y bazo.

Aunque no hay evidencias contundentes, según algunos componentes del Lepidium podrían causar cierto efecto secundario en personas que padecen hipotiroidismo, así como aquellos pacientes con antecedentes de patología tiroideas que les puede ocasionar un inicio de bocio.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta