La Medinilla es un grupo extenso y diverso que contiene algunas de las plantas tropicales más bonitas, con flores hermosas. Probablemente, la especie más fina de todas y la que mejor suele adaptarse a su cultivo en el interior, es la llamada Medinilla magnífica, que posee encantadoras cabezas de flores lloronas de hasta 35 cm de largo, formadas por racimos grandes de flores rosadas y moradas, con hileras de brácteas de color rosa. Esta perenne posee tallos gruesos y carnosos con hojas flexibles y puede alcanzar 1,2 m de altura.

Medinilla

Quizás también te pueda interesar: Pinus nigra, árbol capaz de soportar atmósferas contaminadas

Cuidados en primavera y verano

Se trata de una planta de crecimiento lento, de modo que tendrás que cambiarla de maceta con buen compost en febrero cada dos años hasta colocarla en una maceta definitiva de 25 cm de diámetro. En los años en que no la cambies de maceta, retírale la capa superior de compost y sustitúyela por una nueva.

Cuando cambies la planta de recipiente, asegúrate de que esta cuente con un buen material de drenaje. Esta planta precisa calor durante todo el año; las temperaturas estivales no tendrían que descender por debajo de los 21 °C, y una temperatura de 27 °C es beneficiosa para ella. Un sitio soleado e iluminado es importante para mantener el buen desarrollo de la planta.

Riega a tu Medinilla de modo que el compost se mantenga mojado, y luego deja que se seque la capa superficial de la tierra antes de volver a regarla. Agrega algún fertilizante líquido al agua cada dos semanas cuando las flores comiencen a abrirse, y después continúa abonándola hasta el otoño.

Para mantener una atmósfera húmeda, puedes colocar la maceta sobre una bandeja con guijarros mojados, o bien, rociar la planta con regularidad, procediendo desde la parte superior para evitar mojar las flores.

Te recomendamos leer: Propagación y problemas de la Sansevieria

Medinilla1

Cuidados de la Medinilla en otoño e invierno

Para que tu Medinilla pueda sobrevivir al invierno, es preciso que disfrute de temperaturas elevadas: lo ideal es una temperatura de 21 °C y nunca deberá ser inferior a los 15 °C. Asegúrale el lugar más soleado posible y la suficiente cantidad de agua para que el compost se mantenga solamente húmedo, y continúa rociándola regularmente para mantener la humedad del aire.

Ten en cuenta que esta planta es susceptible al ataque de la araña roja; si se produce el ataque, rocía con un insecticida que contenga malathion.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta