Este género se encuentra formado por 25 especies perennes, arbustivas, de origen sudamericano. Aunque no lo creas, está relacionado con los tomates y las patatas. Solamente una de las especies de la Fabiana, se cultiva en este aspecto y, por su índole arbustiva y parecida al Brezo, la planta recibe el nombre de Brezo falso.

brezo-falso

Quizás también te pueda interesar: Brezo: Un vivo color Magenta

La especie que más se cultiva es denominada Fabiana imbricata, la cual es originaria de Argentina, Chile y Bolivia y se convierte en un arbusto leñoso que puede llegar a alcanzar 1,8 m de altura. Sus hojas son afiladas y puntiagudas y en verano, el follaje se cubre de flores pequeñas, de color blanco y con forma de trompeta, que pueden medir hasta 8 cm de largo.

El Brezo falso crece mejor en áreas cálidas, precisando siempre una buena orientación. En regiones frías, la Fabiana puede resultar perjudicada por las heladas.

Cuidados del Brezo falso en primavera y verano

Planta del Brezo falso en primavera, colocándolo en un compost con base de greda y sin cal. Este lo puedes preparar con tres medidas de greda, una de arena y una de turba. Se aconseja, emplear una maceta un poco más grande que el diámetro de la masa de raíces de la planta. Coloca una capa delgada de guijarros y planta la Fabiana firmemente.

Trasplanta el Brezo falso cada año en primavera, hasta llegar a un recipiente final de 45 cm de diámetro. Luego, y en los años en que no trasplantes a la Fabiana, sustituye la capa superior de compost por uno nuevo y resguarda la planta de las corrientes de aire frío.

Mantén el compost húmedo y durante la primavera-verano, abónala cada tres o cuatro semanas con un fertilizante líquido débil, usando siempre la mitad de la cantidad aconsejada en la etiqueta. Cuando caigan las flores, pódala, retirando los brotes desordenados.

Cuidados del Brezo falso en otoño e invierno

Durante los meses fríos, conserva la planta en un lugar protegido del viento o envuélvela para protegerla. Mantén el compost ligeramente húmedo y, para que la lluvia no la sature, ata un trozo de plástico sobre la superficie del Brezo falso. De vez en cuando, comprueba que el compost no esté completamente seco.

La única plaga que suele atacar al Brezo falso, es la araña roja. Si consigues localizarla, rocía la planta con un insecticida con base de malathion.

Te recomendamos leer: El brezo es perfecto para tu jardín

Si te ha gustado esta información sobre la Fabiana o el Brezo falso, perteneciente a la familia de las Solanaceae, deja tu comentario y comparte el post las redes sociales.

No hay comentarios

Dejar una respuesta