La Capuchina pertenece a un hermoso género que comprende aproximadamente 90 especies de plantas anuales y herbáceas perennes, todas ellas originarias de Latinoamérica. Se trata de un género espléndido por el color que le aporta el patio o a la terraza y, en especial, a las paredes y las vallas. Algunas de estas plantas poseen formas que resultan ideales para decorar macetas colgantes y para cultivar en tiestos bajos.

capuchina

Quizás también te pueda interesar: Syngonium, una planta trepadora de atractivo follaje

La Tropaeolum majus, también llamada Capuchina, es una de las especies anuales más cultivadas, que suele alcanzar con frecuencia entre 2.4 y 3 metros de altura en un enrejado. Sus flores son fragantes de color amarillo o naranja y florecen desde junio a septiembre.

Cuidados de la Capuchina en primavera y verano

tropaeolum

Las especies anuales como Tropaeolum majus y Tropaeolum peregrinum, se cultivan cada verano a partir de semillas. Planta las plantas establecidas en el exterior y en cestas colgantes, piletas, maceteros o macetas de ventana en primavera, haciendo uso de un compost habitual, o bien, de una mezcla de una parte de musgo de hoja, tres partes de tierra con turba, una parte de arena fina y una parte de turba.

Plántalas firmemente y riega el compost generosamente. Coloca la Capuchina en un sitio soleado o ligeramente sombrío y mantén el compost húmedo durante el verano, y, desde el momento en el que se formen los capullos de las flores hasta finalizar el verano, abona tus plantas con un fertilizante líquido cada tres semanas, aplicando la mitad de la dosis recomendada en la etiqueta.

Estas variedades precisarán un enrejado, mientras que las plantas de hábito colgante y de crecimiento bajo caerán en forma de cascada por los brotes de sus tiestos. Las especies perennes deben ser plantadas con una separación de 15 cm en primavera, a 13 cm de profundidad en recipientes o maceteros de 30 cm de ancho.

Riega el compost para que quede firme en torno a los tubérculos y colócalos en recipientes en un sitio soleado, aunque una ligera sombra también podrá beneficiar estas plantas. Abona la Capuchina cada dos o tres semanas.

Cuidados de la Capuchina en otoño e invierno

capuchina1

Los tipos anuales de la Capuchina se descartan durante el otoño, luego de las primeras heladas. Las especies perennes, se cortan a nivel del compost. En zonas frías, es conveniente tomar los tubérculos para almacenarlos en cajas de turba seca en un cobertizo donde queden protegidos de las heladas y los gusanos. Lleva los recipientes en el exterior alternativamente y mantén el compost un poco húmedo.

Ten en cuenta que el pulgón verde y las orugas pueden crear un gran problema para la Capuchina. Rocía con un insecticida con piretrina.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta