Kentia – Howea forsteriana

Tarde o temprano, todo el mundo se acaba encontrando con una Kentia, porque las palmeras de este género son tremendamente populares en todo el mundo, como plantas de interior, aunque sigan teniendo algo de aristocrático.
Ello es fácil de entender si pensamos que cada espécimen que podamos encontrar en cualquier lugar del planeta desciende de la misma paradisíaca isla del Pacífico.

Una jungla urbana

La decorativa y elegante Kentia resulta una fabulosa planta de interior, que se mantiene verde en invierno y en verano, lo que la convierte en la planta perfecta para recrear una atmósfera selvática en los interiores.
Por si fuera poco, esta planta capaz de crear un ambiente tan exótico, resulta una compañera muy poco exigente, lo cual no es sorprendente puesto que procede de una isla azotada por galernas marinas y saladas, chaparrones tropicales y períodos de sequía. Así mismo sobrevive perfectamente a la sombra de grandes árboles, por lo que las condiciones de una sala no representan un serio desafío para ella. Tolera bastante bien la calefacción central, la escasez de luz e incluso los dedos de algunos propietarios demasiado “tocones”.

kentia02

Una auténtica belleza

La palmera Kentia, también conocida como Howea, recibe su nombre oficial de la isla de “Lord Howe”, trozo de tierra que se encuentra a unos 500 km de la costa oriental de Australia. La isla en cuestión es minúscula, unos 11 km de largo por 6 de ancho, pero este trocito insignificante de tierra es la patria exclusiva de esta “palma del paraíso”. Curiosamente, aunque en su hábitat exclusivo crece en abundancia, la palma se resiste a vivir en un medio natural en cualquier otro sitio. Normalmente se cultiva mezclando varias semillas en una maceta, para que sus largas hojas se entremezclen al crecer formando una elegante y frondosa exhibición de verdor, que la convierten en un árbol de interior irresistible. Como crece más hacia arriba que hacia los lados resulta una palmera muy adecuada para espacios pequeños.

Una alegre compañera de piso

Lugar idóneo: con luz, pero que no sea directa del Sol.

Temperatura ideal: 16-25ºC.

Cómo cuidarla: Echarle agua en spray con frecuencia y cada semana sumergirla en agua templada para sacarla a continuación y dejarla escurrir bien: no le gusta tener
“los pies” húmedos.

Unos buenos consejos: Una hoja seca te indica que la planta está sedienta, las puntas marrones son prueba de que las hojas están rozándose contra algo con demasiada frecuencia. La Kentia estará mucho mejor si le dejan bastante espacio.

A que no lo sabías…

Como especie, la Howea forsteriana tiene un par de millones de años de antigüedad.
Se hizo popular en el Reino unido durante el reinado de la reina Victoria, llegándose a convertir en un verdadero icono de esta era de desarrollo industrial, en la que todo parecía posible.

Oficina Holandesa de Flores

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta