La Pellaea es una planta de follaje que crece de manera silvestre en diversas partes del mundo: Norteamérica, África, Nueva Zelanda y Sudamérica. Una de las especies más utilizadas como planta de interior es de origen neozelandés y se denomina Pellaea rotundifolia. Su apariencia no es la de un típico helecho: posee hojuelas verdes redondeadas y bordes levemente dentados. Sin embargo, sus frondas, como la mayoría de los helechos, suele formar una roseta espesa y arqueada, lo que la hace ideal para cestas pequeñas y colgantes, pedestales o macetas de pared. Su cuidado es muy simple.

Pellaea

Quizás también te pueda interesar: Consejos para cultivar helechos en casa

Cuidados de la Pellaea en primavera y verano

Extrae con cuidado la Pellaea de su maceta cada año, en primavera, para echarle un vistazo a las raíces. Si la masa de raíces ha llenado el recipiente, entonces será el momento de trasplantarla a otra maceta mucho más grande. Usa un compost con base de turba con abundante material de drenaje en la base del recipiente.

Si deseas cultivar tu helecho en una cesta colgante, cubre el interior con una capa gruesa de musgo esfagnáceo. Rellena el cesto con compost con base de turba, extrae el helecho y colócalo firmemente dentro del compost. No forres el recipiente con plástico, ya que este evitará que tu planta tenga un buen drenaje.

La temperatura ambiente de la época es apropiada. Si ascendiera los 21 °C, deberás rociar la planta con agua regularmente, de ser posible, tibia. Riega tu planta de manera abundante, de forma que el compost se mantenga siempre húmedo. En el verano, agrega unas gotas fertilizante líquido al agua, cada dos semanas.

Cuidados de la Pellaea en otoño e invierno

La Pellaea continuará creciendo durante los meses invernales, en vez de pasar por un período de reposo como la mayoría de las plantas. Disminuye la temperatura sensiblemente, alrededor de 13-16 °C, manteniendo el compost ligeramente húmedo y deja de abonar. Rocíalo con agua en otoño e invierno.

Propagación de la Pellaea

Divide las plantas de Pellaea en primavera que hayan crecido más de lo deseado, partiéndolas en dos partes, cortando a través de los rizomas carnosos si fuera necesario. Planta ambas mitades en macetas separadas y trátalas como si fueran plantas establecidas.

Si el compost se mantiene muy seco, probablemente las hojas y los tallos se deshidraten y caigan rápidamente. Incrementa la temperatura y sumerge la planta en agua.

Imagen cortesía de Gardensonline, todos los derechos reservados.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta