La Crossandra es un género de plantas pertenecientes a la familia de las Acantáceas, oriundas de Asia, África y Madagascar. Cuenta con una forma bien tupida gracias a sus hojas grandes de color verde brillante y en forma de espada. Existe una variedad conocida como Mona Walhed que es una planta delicada que ha sido desarrollada para hacer alarde de todas las cualidades de la especie.

Crossandra

Es mucho más compacta y tiene una altura de 30 cm, y cuenta con hojas verdes satinadas y flores de color rosa salmón en vez de naranja intenso. El único inconveniente de esta especie es que es exigente a cuanto a sus necesidades y realmente necesita las condiciones de su hábitat natural para poder desarrollarse adecuadamente en el hogar.

Quizás también te pueda interesar: El Jazmín de Madagascar tiene un aroma delicioso ¡conócelo!

Cuidados de la Crossandra en primavera y verano

Cambia la Crossandra de recipiente a comienzos de primavera, pero solamente si tu planta se encuentra confinada la maceta; utiliza un compost con base de tierra y pon algunos guijarros de arcilla en el fondo del tiesto para que mejore el drenaje. Tu planta crecerá y florecerá desde principios de la primavera hasta inicios del otoño, momento en el que habrá que aumentar la temperatura hasta los 21 °C.

Mantén a la Crossandra siempre apartada del sol directo, pero asegúrate de que reciba buena luz indirecta. Riega la planta una vez por semana para que el compost se mantenga húmedo y abona la planta con un fertilizante líquido añadido al agua cada 15 días durante la etapa de crecimiento.

Cuidados de la Crossandra en otoño e invierno

En invierno es fundamental que a tu Crossandra le brindes una temperatura de 15 °C, y si es más elevada mejor, siempre y cuando, mantengas la atmósfera húmeda y la planta alejada del sol directo. Sitúala en un lugar de sombra con luz filtrada y alejada de las corrientes de aire. Riégala moderadamente con agua templada durante el invierno y retira las hojas y las flores secas para impedir la putrefacción.

Propagación de la Crossandra

Puedes conseguir semillas de la Crossandra fácilmente en centros de jardinería y establecimientos de semillas. Siémbralas en invierno y en primavera en un compost ligero compuesto por partes iguales de turba y arena. Asegúrale una temperatura de 27 °C y colócalas dentro de una bolsa plástica transparente. Conserva el compost húmedo y en la sombra y asegúrale a las plantas aire fresco durante 60 minutos cada día.

No hay comentarios

Dejar una respuesta