La Desfontainia es un arbusto perenne muy atractivo, originario de los andes sudamericanos. Logra formar un arbusto redondeado y prolijo, de hojas muy similares a las del Fresno y flores abundantes de gran colorido, que surgen durante el verano. Si le proporcionas un lugar idóneo, contra una pared o en un sitio protegido y con sombra parcial, podrá crecer perfectamente y sin ningún tipo de problemas en las zonas frías.

Desfontainia

Te recomendamos leer: El Conophytum, una planta con flores parecidas a la margarita ¡Conócelo!

Cuidados de la Desfontainea

Trasplanta la Desfontainia en primavera a una maceta definitiva de 30 cm de diámetro, si la planta mide cerca de 2 m; usa un compost con un poco de arena gruesa añadida, también puedes preparar tú mismo la mezcla, a partes iguales, de tierra negra, turba, mantillo y arena.

Coloca en la base del recipiente una buena capa de guijarros lavados con trozos de carbón, lo que dará excelentes resultados. Generalmente, no hay necesidad de podarla; retira las ramas secas en primavera y en otoño, luego de la floración, recórtala para que mantenga su forma, siempre que sea preciso.

Los esquejes se pueden usar para hacer plantas nuevas. La ubicación de la planta es importante. Colócala en un sitio más cálido, preferentemente junto una pared orientada hacia el sol y lejos de las corrientes de aire frío. Mantenla en la semisombra para que los resultados sean óptimos; aunque hay que evitar que el sitio sea muy oscuro. Irriga abundantemente durante este periodo y añade un fertilizante al agua cada tres o cuatro semanas, desde la primavera hasta inicios del otoño

Propagación de la Desfontainia

La Desfontainia, también conocida como Chapico, puede propagarse a través de esquejes. Corta los esquejes de la punta de unos 13 cm de largo, justo debajo de una unión, retirándole el par de hojas inferiores. Sumérgelos en hormonas de enraizamiento e insértalos en una mezcla elaborada con partes iguales de arena y turba. Mantenlos ligeramente húmedos y alejados de los rayos solares, tapados por un propagador o una bolsa plástica, a una temperatura constante entre 16 y 18 °C.

Cuando la aparición de nuevos brotes indica que las raíces ya se han desarrollado, planta los esquejes de manera individual en macetas de 8 cm de diámetro. En invierno, protégelos de las heladas. En la primavera siguiente, trasplántalos a macetas de 13 cm de diámetro y cultívalos como plantas maduras.

¿Qué te ha parecido esta información sobre la Desfontainia? Deja tus comentarios

Imagen cortesía de Jason Hollinger, todos los derechos reservados.

No hay comentarios

Dejar una respuesta