La Disphyma crassiofolium o cabellera de la reina es una planta tapizante que resulta excelente para taludes, rocallas o macetas colgantes. Pertenece a la familia de las Aizoáceas y es originaria de Sudáfrica, naturalizada en zonas de costa rocosa.

floracion-disphyma-crassiofolium

Quizás también te puede interesar: Aloe brevofolia, una suculenta en forma de roseta

Características de la Disphyma crassiofolium

Presenta una estructura delicada de hasta 30 cm. El tallo es delgado, rastrero de base leñosa y sutilmente piloso. Las hojas son oblongas, obtusas, de un tono verde oscuro, brillantes y lisas. Incluso están un poco abultadas de agua, aunque son menos evidentes en comparación con sus parientes. Las flores son estrelladas, de 1 cm de diámetro, de color rosado o fucsia y florecen en la primavera. Crece de forma horizontal, siendo una gran alternativa para tapizar el jardín o terraza, o bien, para reemplazar el césped, pero que este no sea pisable.

Cuidados de la Cabellera de la reina

disphyma-crassiofolium

La Disphyma crassiofolium como buena crasa va perfecta en zonas complicadas del jardín. En cuanto al riego se debe tener mucho cuidado para evitar encharcamientos, así que para llevar un mejor control los sustratos son la mejor opción. Además, los suelos sueltos con cierta proporción de arena van a ayudar a controlar el drenaje. Los preparados para suculentas y cactus son de los mejores para esta planta.

La mejor ubicación es aquella con una exposición soleada. Pero también acepta sombras parciales (aunque no florecerá igual). Incluso es capaz de tolerar heladas (de hasta -3˚C).

Para poder reproducirla es muy fácil, los tallos pueden desarrollarse sin mayor cuidado. Solo es necesario seguir la técnica de esquejes (en la primavera o finales del verano) y no requiere de hormonas de enraizamiento.

Las plagas no representan mayor problema, ya que son resistentes. Solo los malos cuidados en el cultivo pueden generarles enfermedades, en especial en las raíces.

Para el control y eliminación se puede llevar a cabo mediante el arranque manual o con maquinaria pequeña (rastrillo, pala, etcétera) para no dañar el resto. Mientras que en poblaciones más grandes el método de mulching y después pulverizar herbicida (glifosato al 2%) puede ser ideal, llevándose a cabo en el invierno.

Las ventajas de la cabellera de la reina son muchas, ya que es una planta muy agradecida con un sinfín de flores que resultan espectaculares a simple vista. Por lo que es muy recomendable para principiantes, ya que apenas requiere de unos cuantos cuidados.

Compartir

3 COMENTARIOS

Dejar una respuesta