La Protea es un género que comprende unas 60 especies distintas. La mayoría de ellas se ubican en Sudáfrica, sobre todo en la provincia de El Cabo. Pero gracias a su alto valor ornamental se fueron introduciendo a Europa, gozando de gran popularidad.

Protea propagación

Quizás también te puede interesar: Conozcamos los cuidados de la Hakea laurina o Hakea alfiletero

Contenido del artículo

Cuidados de la Protea

Es una planta que precisa de un clima cálido para poder vivir. Pero no es capaz de soportar fríos ni heladas. Para ello, habría que protegerla en inviernos duros.

En cuanto al suelo debe ser árido para obtener unas raíces fuertes y sanas. Asimismo, la humedad es importante, ya que las plantas requiere de agua para crecer.

El drenaje es un punto primordial, por lo que este debe actuar rápido para que no se encharque. Así que las bolas de arcilla pueden ser una gran opción para colocar al interior de una maceta.

El abono puede ser universal, o bien, orgánico siempre y cuando se sigan las indicaciones del fabricante, ya que una sobredosis puede matarla.

Cabe mencionar que al ser una planta que cuenta con un néctar dulce y, por ende, rico en azúcar, los insectos y los pájaros se ven atraídos por este, convirtiéndose en sus principales polinizadores.

Reproducción

Protea

Protea es una planta que produce muchos tipos de flores de varios colores. Puede propagarse desde la semilla con la ayuda de agua o humo, según el tipo (siendo un método de mayor dificultad). Incluso los cortes también pueden producir híbridos protea.

Semillas

En lo que respecta a las semillas no podrán germinar a menos que hayan absorbido el agua. Tras la exposición al humo o temperaturas bajas del suelo, las semillas deben exponerse a varias combinaciones de agua y otros productos químicos para poder liberar la misma de su estado latente.

Esquejes

Se propagan híbridos protea por esquejes. Al ser por este medio se va a garantizar que la planta crecerá exactamente con las mismas características genéticas como su matriz. Esta labor se lleva a cabo a finales del verano.

Solo habría que tener en cuenta que según la variedad de protea tendrá distintos ciclos de crecimiento y necesidades.

Así que conociendo la belleza de sus flores, valdría la pena empezar a propagarla para que pueda dar ese toque único al jardín o espacio verde ¿Te animas?¿O acaso ya cuentas con un ejemplar? Si es así, cuéntanos todo sobre su reproducción.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí