Las habas o habichuelas cuyo nombre científico es Vicia faba, pertenece a la familia de las leguminosas. Se tienen escritos antiguos que fueron los romanos quienes mediante selecciones llegaron al tipo de haba verde, de grano largo y aplastado. Posteriormente se fue extendiendo a China a través de la Ruta de la Seda, tras el descubrimiento del Nuevo Mundo en América.

Sembrar habas

Quizás también te puede interesar: Cuidados y siembra del guisante o chícharo

Sembrar habas

Para sembrar las habas con éxito se debe hacer dos distinciones. La primera es sembrar en el huerto urbano o campo y la segunda en terrazas o maceteros.

Para comenzar se debe preparar el terreno. Este factor en básico, ya que la planta posee una raíz pivotante. Así que hay que realizar una labor profunda para acondicionar el terreno de 25 a 40 cm.

El momento idóneo para la siembra es en agosto a septiembre. Y en aquellos cultivos precoces hasta noviembre. Mientras que en las zonas de interior se plantan en la primavera para evitar heladas.

El método de siembra es a golpes o chorillo, ya sea como sembradora o a mano. O bien se debe poner las semillas en líneas o caballones con una distancia de 50 a 60 cm.

Las semillas debe enterrarse totalmente y después se debe realizar un riego. Luego se debe asegurar mantener la humedad hasta que germine. De hecho será entre 8 a 12 días, dependiendo la temperatura.

A partir de ahí, se desarrolla o simplemente habría que esperar a que florezcan. Al fecundar las flores aparecen vainas y se recolectan en verde o ya maduras según se desee.

Habas

Ahora bien, para sembrar las habas en el huerto o balcones. Lo ideal es hacerlo en macetas grandes. Para ello se debe utilizar un sustrato de plantación para plantas de exterior, o bien, un sustrato para huerto urbano.

Para cada macetero se debe sembrar 3 semillas, enterrándolas y mantener la humedad del sustrato hasta que germine, una vez germinado, se podrá dejar las todas las plantitas o solo una. El período debe ser entre los 8 a 12 días.

Al cabo que comiencen a crecer, es conveniente entutorar para evitar que el viento rompa sus ramas o caigan sobre las otras plantas.

Ya después solo hay que esperar que florezcan, se fecunden sus flores y aparezcan nuevas vainas. Recolectar en verde o maduras.

Para ambos casos habrá que tener condiciones favorables y buenos cuidados ¿Qué te parece? ¡Fácil! no crees.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta