En el lenguaje de las flores acebo es el símbolo de la previsión, por lo que es un amuleto para aquellas personas pródigas. El nombre acebo se refiere a las espinas que algunas variedades de esta planta tiene en las esquinas de sus hojas. Estas espinas parecen agujas y solo se encuentran en las hojas más bajas y van desapareciendo en las más altas como si fuera una defensa para los animales.

Acebo árbol silvestre

El acebo (Iles aquifolium) de la familia de las aquifoliáceas es un pequeño árbol originario de América meridional y zonas templadas, excluyendo a Australia y África. Conocido por sus coloridos frutos, siendo uno de los adornos navideños por excelencia, pero que al portar singular belleza, puede ir a la perfección en jardines y balcones.

Descripción del acebo

Es un árbol de crecimiento lento que puede llegar a alcanzar hasta los 10 metros de altura. Tiene un porte piramidal de tronco liso, recto y de color gris verdoso. Las hojas son perennes de un color verde oscuro, coriáceas y rígidas. Se caracteriza por un fruto rojo intenso, el cual es tóxico.

Cuidados del acebo

Se desarrolla en cualquier tipo de suelo, tiene preferencia por los ácidos y bien drenados. Requiere como abono un fertilizante orgánico en polvo en el otoño y sulfato amónico mezclado con perfosfato de huesos en primavera. Además, desde finales de abril hasta octubre se aconseja regar la planta con agua y estimulante, diluyendo 5 gotas del producto en un litro de agua. Siendo esta dosis suficiente para rociar una docena de ejemplares.

Acebo

Se presta muy bien a la formación de asociaciones de arbustos en rincones de jardín con una distancia de 60 cm entre uno y otro. También puede colocarse como planta aislada al centro del prado, o bien, en maceta con las dimensiones idóneas. Aunque no tolera los trasplantes, soporta la poda. Puede multiplicarse por esquejes leñosos a finales del verano o a principios del invierno y, si es en semillas en primavera. En cuanto a la exposición solar debe ser en un lugar soleado o a media sombra. Dentro de las plagas que podrían dejarla susceptible se encuentra el pulgón y los minadores de hojas.

Usos del acebo

La corteza y las hojas se emplean para combatir el resfriado y la fiebre. Entre las muchas especies hay una llamada Ilex paraguariensis, cuyas hojas sirven para preparar una infusión conocida con el nombre de mate, té del Paraguay, té de las misiones o té de los Jesuitas.

Imágenes cortesía de: pixabay, pixabay,

No hay comentarios

Dejar una respuesta