Pocas son las plantas con tanta belleza como la que tiene la Azucena, también conocida como flor de Lis o Lilium. Sus flores, que parecen trompetas, pueden crecer en varios colores de blanco, anaranjado, rosado, amarillo o rojo. Si quieres conocer sus cuidados, sigue leyendo este post.

Azucena
Autor: Flavia Porro

 

Quizás también te pueda interesar: Cómo plantar lirios en tu jardín

Aunque han sido cultivadas desde hace más de 3000 años, no fue hasta comienzos de este siglo que han adquirido gran popularidad. Las Azucenas son plantas bulbosas resistentes o semirresistentes, mientras que otras pueden llegar a ser frágiles. A la gran mayoría le gusta estar en el sol.

Son muy fáciles de cultivar en maceta y constituyen una excelente atracción en el jardín, en terraza y en balcones. El Lilium candidum, conocido como Azucena común, es originario de Turquía y cuenta con flores blancas, delicadamente perfumadas, en forma de trompeta, que miden hasta 8 cm de largo y se desarrollan en verano. Es una planta muy resistente, y crece sobre tallos erguidos que miden 1.5 metros.

Cómo cuidar la Azucena común en primavera y verano

Los bulbos de la Azucena común pueden plantarse en otoño o en primavera. En regiones frías lo mejor será realizarlo en primavera, aunque la ventaja de hacerlo en otoño es que la planta contará con un período más prolongado para desarrollar un sistema de raíces fuertes.

Tiene dos métodos de desarrollar raíces: los que desarrollan raíces desde la base del bulbo son denominados Azucenas de raíces en el bulbo, mientras que los que desarrollan raíces desde la base del bulbo y los tallos son llamados Azucenas de raíces en el tallo.

El método de desarrollar raíces dependerá de la profundidad en la que se planten los bulbos: los que forman raíces en el tallo se plantan a una profundidad mayor que los que solo lo hacen desde la base del bulbo.

Trasplanta los bulbos de Azucena en primavera haciendo uso de un compost con buen drenaje; pon un poco de arena gruesa en las macetas. También puedes utilizar un compost hecho a partes iguales de mantillo, arena gruesa, tierra negra y turba.

Planta un bulbo de Azucena en cada maceta de 25 cm de diámetro y coloca una capa de material de drenaje en la base e inserta los bulbos que desarrollan raíces desde la base a 15 cm de profundidad y los que lo hacen desde el tallo a 25 cm.

Debajo de cada agujero de plantación pon una capa delgada de arena gruesa y lleva la maceta a un lugar soleado y protegido. Después de plantar, riega abundantemente y mantenlo húmedo durante el resto del año. Cuando empiece a desarrollar los botones florales agrega un fertilizante líquido cada dos semanas y sigue haciéndolo hasta que se hayan caído todas las flores. Usa cañas de bambú para sujetar los tallos y ata con un hilo suave y verde.

Cuando comience a caer el follaje, disminuye la cantidad de agua y mantén el compost ligeramente húmedo. No dejes que se seque por completo. Espera que el follaje se haya secado antes de cortar los tallos.

Cómo cuidar la flor de Lis en otoño e invierno

En las regiones de clima templado puedes plantar bulbos en otoño de la misma forma que en primavera. Lleva la maceta a un sitio fresco para que sus raíces se desarrollen más fuertes. Déjalos en el exterior en un sitio protegido donde no pueda estancarse agua en el compost.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí