El practicar el kayak no es una tarea fácil, pero si muy divertida. Sin embargo, representa una adquisición significativa y ni que decir del equipo que lleva todo ello. Pero si se le da el cuidado necesario, podrá ser una inversión a largo plazo.

Cuidados kayak

Te invito a leer: Cómo hacer una veleta para el jardín

Paso a paso el mantenimiento del kayak

En primera hay que partir de que el kayak puede ser de madera, tela, fibra o plástico, pero los más populares son estos dos últimos.

Lavado

Al regresar del mar, es conveniente lavar el kayak con agua dulce y dejar secar. Después usar un lubricante que desplaza el agua y cubrirlo para evitar visitas inesperadas en el interior y mantenerlo libre del polvo. Además, es necesario poner atención en aquellas partes metálicas (timón, cables, tornillos, pasacabos) sin importar si son de acero inoxidable. Dentro de las partes más sensibles es con los metales diferentes, ya que se produce corrosión galvánica por electrolisis.

La arena también puede ser un problema en aquellas partes móviles como los rieles de los pedales y el timón, ya que puede provocar abrasión y dejar de funcionar.

Protección de los rayos UV

El plástico es un material más fácil de cuidar, solo habría que protegerlo de los rayos UV. Por lo regular los plásticos de los kayaks de buena calidad tiene un filtro UV. Sin embargo, es mejor protegerlos para evitar que se decoloren y el plástico se vuelva quebradizo. Existen protectores con filtro UV, estos no solo protegen de los rayos UV, sino que además acondicionan el plástico reconstituyendo los aceites estructurales, brindando flexibilidad y apariencia de nuevo.

Kayak

Inspección de rutina

Antes de salir a remar, es preciso inspeccionar la canoa para poder garantizar que dará un óptimo rendimiento en el agua y no fallará en momentos de mayor necesidad. Así que hay que revisar los tornillos, cintas, hebillas y cordines para que estén bien. De no ser así, habría que cambiarlos.

Guardado

Los kayaks pueden deformarse o dañarse sino se almacena de forma correcta. La mejor forma de guardarlos es parados sobre la punta. Se puede colocar un par de chapas de escalada con pernos de expansión en la pared para poder poner dos cintas y ahí el kayak.

Y aunque es necesario saber que nada es para siempre, es mejor cuidar lo suficiente para que las cosas duren por meses o años.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta