El género Lluvia de oro se encuentra compuesto por tres especies diferentes que anteriormente pertenecían a otro género llamado Cytisus. Son árboles o arbustos de hoja caduca, de origen europeo y asiático. Su característica principal es su inflorescencia colgante que de manera espectacular logra llenar toda la planta, proporcionándole al jardín una gran mancha de color amarillo; de allí su nombre común “lluvia de oro”.

lluvia de oro

Quizás también te pueda interesar: Elegir árboles para el jardín es una tarea fácil ¡Sigue estos consejos!

Son árboles rústicos, con muy pocas exigencias de cultivo, de suelo y de clima, que pueden prosperar normalmente hasta en alturas cercanas a los 2000 metros de altitud. De acuerdo a la climatología y altitud, florece más en verano o primavera. La flor tiene forma de mariposa y aunque este género está bastante difundido por su magnífica floración, debería estarlo aún más.

Cuidados culturales de la lluvia de oro

La lluvia de oro no es para nada exigente en cuanto a suelo y da excelentes resultados en cualquier emplazamiento, siempre que haya humedad tanto sea en la tierra como en el ambiente. En regiones templadas y cercanas a la costa, tendrás que plantar el Citiso en un lugar protegido de los rayos directos del sol, ya que el exceso de calor puede paralizar la vegetación y chamuscar las hojas.

El tipo de suelo que prefiere para su desarrollo es el calcáreo, es decir que contenga una gran cantidad de cal. Durante los primeros años que le siguen en la plantación, puede que sea preciso ponerle un tutor a la planta.

Propagación del Laburnum

Entre los diversos sistemas de reproducción conocidos, las semillas de la lluvia de oro se emplean para las especies y nunca para las variedades. La siembra debe llevarse a cabo en primavera y al aire libre, teniendo siempre la precaución de haber dejado las semillas en remojo durante dos días antes de comenzar con la siembra, debido a la extrema dureza de envoltorios, típico de las leguminosas.

Al año, las plantas suelen medir entre 60-80 cm de altura, y se retiran del semillero para seguir su cultivo normal en el vivero. Si deseas reproducir variedades de la lluvia de oro, el mejor sistema será el injerto de escudete realizado en el verano, o bien, el de púa, efectuado en invierno y primavera, todos ellos obtenidos sobre la especie lluvia de oro anagyroides, obtenido de semillas. También se puede multiplicar mediante esquejes.

Te recomendamos leer: Pícea, un árbol vistoso de porte cónico, ideal para patios, terrazas y balcones

¿Qué te ha parecido esta información sobre el Laburnum? Deja tu comentario y ayúdanos a difundirla en las redes sociales.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta