Puede gustarte muchísimo una fruta, pero si tu clima no es el apropiado para que dé excelentes cosechas, tal vez sea mejor escoger otro árbol frutal. Observa en tu zona y lo que se está cultivando exitosamente para saber las especies de árboles frutales que mejor se dan ahí. Primero hay que escoger las especies como, por ejemplo, el manzano y, después, las variedades de cada una de estas: manzano “sarkrimson”, etcétera.

¿Qué especies de árboles frutales son los más adecuados a cada clima?

Quizás también te pueda interesar: Todo acerca de la fertilización de los árboles frutales

Existen tres limitaciones asociadas con las temperaturas bajas:

  • Clima fresco: el clima de Madrid se caracteriza por ser un clima fresco, tipo continental, donde hay algunas heladas fuertes en invierno que impiden que muchas especies de árboles frutales puedan vivir al aire libre durante todo el año como es el caso del limonero, el aguacate, etcétera.
  • Heladas en plena floración: esto impide la elección de determinados árboles frutales que florecen en épocas del año donde se corre el riesgo de que ocurran heladas. Si esto llegara a suceder, las flores se caerían y no habría producción.
  • Clima cálido: el inconveniente de este tipo de climas es que no hay suficiente frío como para cultivar algunas especies y variedades que sí necesitan acumular frío en invierno. Como ejemplo, ponemos al Cerezo que plantado en el Amazonas no daría ningún fruto porque sus yemas no habrían estado en contacto con el frío.

Climas frescos con heladas

Si estás en un lugar en donde el clima es fresco y las heladas son frecuentes en otoño, invierno y primavera, algunas especies de árboles frutales no sobrevivirán. Por ejemplo, un limonero plantado en Madrid podría morir si lo coge una helada fuerte. Por tanto, es fundamental conocer si tu clima es fresco, cálido o con heladas fuertes.

Consejos y conclusiones

  • Ten en cuenta que los daños por heladas dependerán de su intensidad y duración.
  • Nunca plantes especies que no toleran el frío invernal
  • No selecciones variedades que florezcan en las semanas en las que haya un alto riesgo de que ocurran heladas.
  • Para evitar lamentarte, en zonas con alto riesgo de heladas primaverales, escoge especies y variedades de árboles frutales de floración tardía.

Limitaciones asociadas con los climas cálidos

Si en tu clima hace bastante frío en invierno, deberás evitar plantar aquellas especies frutales que precisen acumular frío durante el reposo invernal para florecer. Un Cerezo en el Amazonas no podría fructificar bien porque no llegaría a acumular las horas necesarias de frío invernal.

A lo largo de todo el período de reposo invernal, habrá que contar todas las horas en las que el termómetro esté por debajo de los 7 °C. A esto se le llama una hora-frío. Por otro lado, cada clima posee un número de horas-frío medio. Algunos años se registrarán más horas-frío y en otros menos, pero es necesario quedarse con el número de horas-frío promedio de los últimos 30 años.

Afortunadamente, se ha determinado la cantidad de horas-frío que precisa cada especie y variedad de árbol frutal para brotar y florecer adecuadamente. Esto quiere decir que, por ejemplo, un avellano precisa 1400 horas-frío, por lo que si en tu ciudad hay solo 500 horas-frío, deberás renunciar al avellano porque podrás tener inconvenientes.

Si deseas conocer cuántas horas-frío hay en tu zona, dirígete a la estación meteorológica más próxima.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta