El crear y mantener un huerto es una labor que precisa de una gran planificación para poder obtener buenos resultados. El proceso de germinar las hortalizas va a dar plantas al huerto, por lo que la germinación es una preparación sumamente importante. Así que es primordial saber el paso a paso e ir a la segura.

Germinación hortalizas

Te invito a leer: ¿Qué son las bombas de semillas?

Qué sembrar

Primero habría que definir qué hortalizas queremos tener en nuestro huerto. Pero ello va a depender del gusto personal, del espacio y las condiciones del lugar. Puedes empezar con una lista de lo que quieres cosechar y luego definir las variedades. En un huerto urbano, el volumen de recipientes que se pueden instalar va a determinar la variedad de hortalizas, la condición y la producción. Otro punto a considerar es la disposición de recursos como el sol y el agua. Incluso es preciso considerar la temporada de cada hortaliza, por lo que es necesario checar el calendario de siembra.

Semillas

Existen distintos tipos de semillas que cuenta con la certificación a partir de la normativa. Además, hoy en día hay una base de datos para poder consultar. En algunos países existen bases de datos en diferentes organismos e instituciones

Por otro lado, es conveniente seleccionar aquellas variedades autóctonas para garantizar una buena adaptación con el suelo y las condiciones climáticas. También es posible obtener y reservar semillas para hacer intercambios.

Semilleros

Germinar semillas

El semillero es primordial para algunas hortalizas, ya que no todas toleran el trasplante y se plantan directamente en la tierra. Sin embargo, para algunas plantas, el semillero es el lugar idóneo para iniciar la vida productiva y reproductiva de la planta. Por lo que es un procedimiento vital para el crecimiento de la especie, garantizando el éxito.

Los semilleros permiten manejar mejor las condiciones ambientales para cultivos más tempranos. Mientras la semilla en tierra deberá esperar las condiciones propias para crecer. En cambio, el semillero se puede producir o mejorar las condiciones para que se desencadene.

  • Semillas de varias hortalizas que consigas en el mercado o de forma de intercambio.
  • Bandejas o recipientes para colocar el sustrato y las semillas. Adecuar las condiciones de luz, humedad, temperatura y fertilizante en las primeras etapas de desarrollo.
  • Etiquetas para poder identificar cada bandeja o recipiente donde se va a producir la plántula.
  • Sustrato y compost para tener una óptima retención de agua y aireación. Suele ser una mezcla de 40% fibra de coco, 50% de compost y 10% de perlita o arlita.

Proceso de siembra

  1. Los recipientes semilleros se rellenan con una capa de al menos 4 cm de sustrato, que quede parejo sin presionar el sustrato en exceso.
  2. Se realiza una pequeña perforación de unos 2 cm aproximadamente. El sustrato debe tener algo de humedad y puedes rociarlo con un poco de agua.
  3. En el hueco se ponen semillas. Al menos unas 2 o 3 semillas por hueco si son pequeñas, mezclarlas con un poco de arena para repartirla lo mejor posible.
  4. Para cubrir la semilla se puede usar el mismo sustrato o solo compost. Esta cubierta deberá ser unas 2 veces el diámetro de la semilla.
  5. Los semilleros requieren de supervisión del riego. El riego deberá ser en forma de rocío o lluvia muy fina para evitar charcos y que se remueva el sustrato.
  6. Los semilleros al tener una fuerte actividad fotosintética, son sensibles al cualquier cambio y podrían no sobrevivir a situaciones drásticas de humedad o temperatura.
  7. Para evitar cualquier inconveniente es preciso asegurar las condiciones y si es necesario crear un mini invernadero al cubrirse con plástico ante el viento y la lluvia.
  8. La siembra se realiza en horas de la mañana y los trasplantes se hacen por la tarde para que la planta se adapte de manera progresiva al cambio.

Germinación de las semillas

Germinar

Cada especie tiene su tiempo de germinación y crecimiento, aunque las condiciones influyen en el proceso. La temperatura ideal para la germinación es entre los 16 y los 28˚C, ya que a temperaturas menores a los 10˚C y superiores a los 35˚C van a inhibir la germinación. La humedad y la luz también son importantes e interactúan con la temperatura.

Otro factor que determina la madurez son las semillas, la longevidad y las condiciones de conservación. Las semillas medianas y grandes, lo aconsejable es remojarlas unas horas antes de la siembra.

Trasplante

Una vez que las plántulas han crecido lo suficiente, es momento de colocar en el lugar definitivo con cuidado para no romper la raíz. Para ello, habría que esperar al menos unos 30 a 35 días, aunque depende del tamaño que haya alcanzado la plántula.

Es necesario considerar que las raíces hayan ocupado casi todo el recipiente para que no se desmorone al momento de trasplantarlo.

Unos días antes del trasplante, es aconsejable minimizar el riego para endurecer la planta. Sin embargo, justo antes del trasplante habría que rociar el semillero para que se humedezca el sustrato y evitar dañar las raíces.

En el lugar definitivo se hace un hueco para poner la plántula, se presiona un poco el sustrato y se riega.

Errores frecuentes tras el manejo de semilleros

A medida que generes experiencia va a ir mejorando la practica. Sin embargo, además de factores de diversa índole, existen algunos errores frecuentes en el manejo de semilleros.

  • Siembra de la semilla de manera muy superficial o poco profunda.
  • Riego excesivo o deficiente.
  • Sustrato inadecuado. Si bien existen preparados comerciales, con el paso del tiempo se podrá mejorar la composición.
  • Llenado desigual de las bandejas o recipientes semilleros para la germinación y el crecimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí