El nenúfar es un género que comprende una gran cantidad de plantas, que se caracterizan por vivir exclusivamente con las raíces sumergidas en el agua y las hojas flotando. Se encuentra dentro de las plantas acuáticas y son originarias de las zonas cálidas de Europa, norte de África, Siberia, Canadá y Asia. Cuentan con una raíz rizomatosa que tiene que estar enterrada en el lodo del fondo de estanques o en cursos de agua con poco movimiento, a una profundidad de 0,5 y 1 m.

nenufar

Quizás también te pueda interesar: Plantas que comen insectos ¡Conócelas!

Las hojas del nenúfar son anchas, ovales o en forma de flecha, con una base cordiforme, flotantes, sumergidas o erguidas, con un color variable entre el verde oscuro y el verde brillante e intenso, con el envés pubescente en algunas ocasiones. Sus flores casi siempre son de color amarillo, aunque algunas veces pueden ser púrpura, y solitarias. Se encuentran formadas por cinco o seis sépalos, anchos, petaloides y cóncavos, que conforman la parte ornamental de la flor. Tiene muchísimos estambres, pero estos son muy cortos. El fruto es una cápsula en forma de pera que una vez que madura, se suelta de la planta y flota sobre las aguas durante algunos días.

Cuidados del Nenúfar

El Nuphar es una planta acuática que no presenta grandes problemas, dado que crece y se desarrolla muy bien, siempre y cuando, esté plantada a la profundidad que precisa; esta profundidad es variable, pero nunca deberá ser inferior a los 25 cm ni tampoco superar el metro.

Puede plantarse en el fondo de un estanque o riachuelo, o en macetas colocadas en el fondo. Si se encuentra en macetas será más fácil protegerla de los fríos invernales. Prefiere los emplazamientos soleados, aunque puede desarrollarse muy bien en lugares de media sombra o sombra total.

Te recomendamos leer: ¿Cómo tener un jardín acuático espectacular?

Propagación del Nuphar

nenufar1

El nenúfar es fácil de reproducir. El método más simple y eficaz consiste en dividir las matas existentes, con mucho cuidado de no estropear las raíces, siendo la mejor época para hacerlo en primavera. Las plantas obtenidas deberán ser tratadas enseguida como adultas. También es muy fácil la multiplicación a través de semillas obtenidas de las  cápsulas que se encuentran flotando en el agua. Estas semillas tendrán que sembrarse en un suelo constantemente sumergido en primavera.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta