Pitanga (significa rojo en la lengua Tupi) también conocida como Eugenia uniflora, Arrayán, Ginja, Cereza de Surinam, Arrayán mato. Es de la familia de las Mirtáceas y se encuentra en las selvas subtropicales de Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay y sur de México. Así como en algunas regiones tropicales de Asia.

Pitanga planta

Quizás también te te pueda interesar: Smilax aspera, trepadora cuyo rizoma resulta con excelentes propiedades

Características de la Pitanga

Arbusto o árbol pequeño, perennifolio que puede llegar a alcanzar una altura de 7,5 m aproximadamente. Las hojas son simples, opuestas, con el margen íntegro, de color verde brillante y de una longitud de 4 a 6,5 cm. Las flores son de color blanco, las cuales brotan en la primavera, pueden aparecer en grupos o solitarias. Una vez que están polinizadas, comienza a madurar el fruto, cuya baya es oblada, comestible, de hasta 4 cm de diámetro, con 8 costillas bien marcadas, de un tono rojizo intenso pasando a morado casi negro, en su interior tiene una semilla esférica (aunque puede llegar a tener 3).

Cuidados de la Pitanga

Pitanga

Planta cuyas flores y frutos la han convertido en un arbusto con fines ornamentales para embellecer y dar vida al jardín o espacio verde.

Es un arbusto que requiere de estar ubicado en el exterior a pleno sol, o bien, en semisombra.

En cuanto al suelo, no es nada exigente pero si precisa de un buen drenaje para evitar encharcamientos.

El riego debe hacerse cada 2 días en el verano y de 4 a 5 días el resto del año.

El abono debe ser rico en fósforo para poder mejorar la calidad del fruto y, por ende, su crecimiento.

Al ser una planta rustica, puede tolerar hasta los -3˚C (siempre y cuando sea por períodos cortos).

Para plantar la Pitanga, se debe utilizar semillas nuevas que pueden germinar al mes de ser plantadas. Si la semilla posee más de 4 semanas, las posibilidades de germinación serán mínimas. También se puede reproducir por medio de injertos y esquejes.

Usos

Planta valorada por su fruto, el cual está repleto de nutrientes como vitamina A, calcio, hierro y fósforo. Se come al natural e incluso se puede preparar mermeladas, zumos, conservas e infusiones. Esta última brinda grandes beneficios para la salud como tónico estomacal, antiespasmódico, antitusígeno, antirreumático, astringente, depurativo, diurético, antipirético y antiespasmódico.

Las hojas pueden emplearse esparcidas en suelos donde abundan moscas, ya que al machacarse liberan una resina que puede ser capaz de ahuyentarlas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta