La podredumbre apical es una enfermedad muy común que suele estar presente en los cultivos del tomate. Esta es provocada por la falta de calcio en los tomates, al estar mal regados o situarse en suelos ácidos que no son capaces de absorber el calcio.

Podredumbre apical tomate

Quizás también te puede interesar: Causas por las que el árbol no da fruto

Dentro de los principales síntomas son manchas marrones o negras de textura dura y hundida. Estas manchas se verán reflejadas en la base del tallo de la planta. Pero para asegurarnos cuál es la causa, es preciso medir el pH del suelo. Si el pH es ácido, hay un déficit de calcio por asimilamiento mínimo de la planta. Ahora que si el pH es normal o alcalino, la causa principal es la ausencia de calcio. Además, un mal riego puede también ser una de los motivos de la aparición de la enfermedad.

Soluciones para tratar la podredumbre apical

Para tratar dicha enfermedad habría que adentrarnos que la podredumbre apical ha llegado a infectar a los tomates. Para ello será mejor quitar los frutos de las plantas infectadas y aplicar un riego abundante.

Si la ausencia de calcio se debe al sustrato, es preferible agregárselo con productos específicos, o bien, incorporar leche en polvo sobre la tierra. Para ello debe ser en proporción de 1 leche (desnatada)/10 agua.

Otra solución puede ser con compost orgánico que incluya residuos de casa o cáscaras de huevo pulverizadas. El inconveniente que presenta este método es que tarda mucho en ser absorbido.

Tomate

Otra opción recomendable es la harina de pescado o guano. Ambos cuentan con una enorme concentración de calcio, entre otros nutrientes. Por lo que no solo es útil para compensar el déficit, sino que además ayuda a la planta a crecer de forma saludable y florecer muy vigorosa, ya que actúa cono una fuente de nutrientes de liberación lenta.

Por último, como una solución radical se puede añadir un poco de yeso. Pero como cada sustrato y suelo es distinto, es preciso tener la dosis correcta para no destrozar el suelo.

Así que lo más recomendable para acabar con la podredumbre apical es empezar por aquellos productos orgánicos y en caso de ser necesario recurrir a los más agresivos al final para evitar dañar la planta.

Acaso tus cultivos de tomates han llegado a presentar este problema. Si es así, cuál ha sido la mejor solución que te ha funcionado. Cuéntanos tu experiencia.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta