La tierra de diatomeas es un insecticida ecológico eficaz, que gracias a su inocuidad tanto para personas como para animales, ha tomado gran valor. Pero no todo queda ahí, ya que resulta ideal para varias aplicaciones.

Tierra de diatomeas

Quizás también te puede interesar: Tipos de insecticidas en la jardinería

Qué es la tierra de diatomeas

Las diatomeas son algas unicelulares fosilizadas que tienen una cobertura sílice. Dicha cobertura al entrar en contacto con el insecto, perfora su capa de queratina lo que va a provocar su muerte por deshidratación. Al estar compuesto de algas, es biodegradable y no deja residuos tóxicos. Es un polvo blanco muy similar al talco, se aplica por lo regular espolvoreado, pero también se puede diluir para hacer más sencilla la aplicación.

Usos de la tierra de diatomeas

Insecticida

Las aplicaciones de este insecticida son muy amplias, ya que se puede sustituir a cualquier insecticida de uso doméstico. Se emplea para el control de plagas, ya que muchos insecticidas tienen problemas con algunos insectos (caracoles o nematodos), pero este actúa de forma inmediata y consigue un efecto duradero y preventivo. Dentro de las plagas con las que puede acabar se encuentran las hormigas, el pulgón, la cochinilla, la mosca blanca, la araña roja, las orugas, así como los ya mencionados.

Otra ventaja es que la tierra de diatomeas al estar compuesta de algas, actúa como un fertilizante realmente eficaz. Cuenta con una cantidad considerable de minerales y micronutrientes que muchos fertilizantes carecen. Por lo regular se basan en el potasio, el fósforo y el nitrógeno, pero les faltan de nutrientes que resultan esenciales para la salud de las plantas.

Los invernaderos debido a la humedad y temperatura que generan puede ser un foco de bacterias y hongos. Así que una manera sencilla de evitar ello es vertiendo un poco de tierra de diatomeas sobre los semilleros, gracias a sus propiedades fungicidas y bactericidas.

El diluir una cucharada de tierra de diatomeas en un litro de agua y aplicarlo sobre la piel de perro o gato durante su aseo ayuda a eliminar y, sobre todo, prevenir la presencia de pulgas sin que ponga en riesgo su salud. En caso de garrapatas, aplicar directamente sobre el insecto.

Este insecticida posee una gran capacidad de absorción, convirtiéndose en un gran desodorizante, haciendo un complemento perfecto para el arenero del gato.

Así que si no sabías nada sobre ella, acércate al especialista y asegúrate de utilizar un producto 100% natural y aplicar tal como lo describe el fabricante.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta