Tipos de estiércol
Abono orgánico

Para conseguir que las plantas y los cultivos crezcan sanos y fuertes se necesita algo más que paciencia. Una forma de lograrlo es hacer uso de los diferentes tipos de abono que hay disponibles a la venta para que notes una diferencia considerable.

Claro está que una manera de lograr esta labor es con estiércol. Así que vamos a conocer los tipos de estiércol y sus características para que puedas elegir aquel que mejor se adecue a tus necesidades.

¿Qué es el estiércol orgánico?

El estiércol es el nombre que se le denomina a los excrementos de animales que se utilizan para fertilizar los cultivos. El estiércol está constituido por más de un desecho orgánico.

Tipos de estiércol para abonar la tierra

El estiércol es la base del compost o mantillo de la agricultura ecológica para que las plantas puedan crecer con mayor vigor y más fuertes. Conoce los tipos de estiércol que se utilizan para abonar la tierra:

Estiércol de gallina. El estiércol de gallina es de los estiércoles más ricos en nitrógeno y calcio que hay. Por este motivo, resulta excelente para dejarlo fermentar durante varios meses antes de utilizarlo. Después habría que mezclar con otros estiércoles.

Estiércol-abono
Abono natural

El alto contenido de calcio hace que no se abuse de este tipo de estiércol, si es que se tiene una tierra calcárea.

Además, se puede usar como abono para plantas siempre y cuando proceda de animales que vivan de forma natural y criados al aire libre.

Estiércol de cabra. El estiércol de cabra es uno de los más ricos en nutrientes. Contiene alrededor de 2% de fósforo, 10% de potasio y 7% de nitrógeno, además de oligoelementos. 

Estiércol de conejo. El estiércol de conejo es rico nutrientes, el cual contiene 4% de nitrógeno, 1% de potasio y un 4% de fósforo, además de todos los oligoelementos. Sin embargo, cabe señalar que es fuerte y ácido. Por este motivo, se debe dejar fermentar y no ponerlo muy cerca de los tallos de las plantas.

Estiércol de caballo. El estiércol de caballo es pobre en nutrientes. Contiene 0,6% de fósforo, 0,6% de nitrógeno y 0,4% de potasio, además de oligoelementos. Lo ideal es que se seque al sol para que fermente y el olor minimice.

El estiércol de caballo está indicado para mezclarlo con aquellas tierras que han erosionado o que están en proceso de erosión. De esta manera, ayudará a que los terrenos se aireen y se vuelvan esponjosos.

Abono-estiércol
Estiércol

Estiércol de oveja. El estiércol de oveja es de los más ricos y equilibrados que hay, siempre y cuando proceda de ovejas que pastan en el campo.

Si se obtiene fresco, habría que dejarlo fermentar por 2 o 3 meses, ya que también es muy fuerte. Transcurrido el tiempo, se puede mezclar con sustrato o tierra.

Estiércol de cerdo. El estiércol de cerdo proveniente de lecherías o granjas tiene una consistencia líquida que se le denomina purín. Es excelente para plantas, vegetales y semillas. Sin embargo, habría que dejarlo fermentar durante más de 5 meses antes de incorporarlo al suelo.

Estiércol de vaca. El estiércol de vaca cuenta con poco nitrógeno, pero es perfecto para usar en climas fríos, ya que sirve tanto para abono como para acolchado para las plantas. Este tipo de estiércol cuenta con 0,3% de fósforo, 0,4% de potasio 0,6% de nitrógeno, además de oligoelementos.

Estiércol de palomas y otras aves. Este tipo de estiércol es uno de los que no se recomienda para el abonado de las plantas, ya que es demasiado fuerte.

Sin embargo, resulta eficaz para abonar por primera vez un terreno. Antes de utilizarlo sobre el suelo, es conveniente mezclarlo con otro tipo de estiércol.

Por qué abonar la tierra con estiércol natural

La tierra tanto en jardines como en macetas pierde nutrientes con mucha facilidad. Si esto sucede, terminará por perjudicar a las plantas. Así que lo mejor es utilizar estiércol natural, ya que es uno de los abonos orgánicos más utilizados con que con el que las plantas podrán crecer de manera impresionante.

Estiércol-tipos
Maquinaria abonando el campo

Abonos orgánicos más recomendados

  • Estiércol. Es de los mejores abonos y más benéficos para el suelo.
  • Cáscaras de plátano. Los plátanos cuentan con un alto contenido en potasio. Esto resulta excelente como nutrientes para las plantas y, por ende, para la floración.
  • Lentejas. Los germinados de lentejas resultan abonos excelentes e incluso un enraizante natural.
  • Cenizas. Las cenizas aportan grandes cantidades de carbonato cálcico y potasio, ideal para fabricar un abono casero de gran calidad.
  • Cascarón de huevo. Las cáscaras de huevo son benéficas en el jardín, ya que aportan nutrientes como el carbonato cálcico y pueden servir como repelente para ciertas plagas.
  • Vinagre. El ácido acético del vinagre es bueno para las plantas que requieren de suelos muy ácidos.
  • Humus de lombriz. El humus de lombriz es de los mejores abonos orgánicos totalmente natural y eficaz para mejorar la salud de las plantas. Esto ayuda a que crezcan sanas y florezcan o fructifiquen de manera óptima.
  • Posos del café. Se pueden aprovechar los posos o restos de café para fabricar un abono natural para las plantas. Este aporta una buena cantidad de nitrógeno, siendo un nutriente benéfico para las plantas.

Seguramente ahora que ya conoces los tipos de estiércol que hay para proveerles a las plantas lo que necesitan, ya podrás elegir el correcto. No está de más que conozcas las ventajas de tener un abono orgánico a base de frutas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí