¿Quieres fumigar tu jardín? Entonces sigue estos consejos que serán de gran ayuda para conseguir un tratamiento contra las plagas de la mejor forma y, con, ello, mantener a salvo a las plantas ¡Toma nota!

Fumigar áreas verdes

No dejes de leer: Problemas y soluciones para el mantenimiento de las piscinas

Recomendaciones para fumigar

Usar el producto adecuado

Es importante asesorarse sobre qué producto fitosaniario emplear. Para que el producto funcione de forma ideal, es saber qué plaga merodea el espacio verde.

Emplear el producto al momento

No es conveniente almacenar los productos que ya han sido mezclado con agua, ya que podrían perder su eficacia. Habría que calcular bien el producto que vas a emplear y ajustar el tratamiento.

No fumigar las plantas cuando el sol está a tope

Si realizas la aplicación del producto con el sol a tope corres el riesgo de dañar el cultivo o las plantas.

El momento idóneo es a primera hora de la mañana, o bien, a la última hora de la tarde cuando el sol ha bajado su intensidad.

Emplear productos fitosanitarios cerrados

El uso de productos fitosanitarios abiertos pierden su efectividad. Además, habría que aplicar productos con pulverizador adecuado, haciendo más sencilla y rápida la labor.

Alternar la materia activa

Es importante no usar el mismo producto fitosanitatio. Un porcentaje de los insectos tratados van a crear resistencia a dicho producto y, por ende, se vuelven inmunes tras las siguientes aplicaciones.

Así que habría que leer la etiqueta del producto para saber la composición del mismo y saber cuál adquirir.

Fumigar plantas

Limpiar los pulverizadores

Tras finalizar la fumigación, es preciso limpiar con jabón natural las herramientas, enjuagar y volver enjuagar con agua, con el fin de eliminar cualquier indicio.

Corregir el pH del agua

Con el pH correcto, los insecticidas, acaricidas o fungicida van a perdurar por más tiempo en las plantas, siendo muy eficaces.

Incorporar un abono foliar y/o mojante

Con el fin de poder fortificar las plantas, se puede agregar mojante al producto para que sea más persistente en las especies tratadas. Mientras que con el abono foliar se podrá conseguir resistencia ante las plagas.

Repetir la fumigación

Transcurridos de 5 a 7 días, lo aconsejable es repetir el tratamiento.

Mojar envés de las hojas

Varios insectos y ácaros se esconden detrás de las hojas, así que lo recomendable es pulverizar muy bien esas zonas.

Estos son solo algunos consejos para poder fumigar correctamente y acabar con las plagas que pueden llegar a dañar severamente las plantas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí